Un veneno que destruye el organismo después de tres horas

Los efectos que tienen los herbicidas en el organismo pueden resumirse como multisistémicos con fallo de diferentes órganos, fundamentalmente de los pulmones, riñones e hígado

Un veneno que destruye el organismo después de tres horas
Foto: Especial
Nación 13/11/2018 10:37 Karen Ávila Actualizada 10:37

CDMX.- Úlceras bucales, vómito, fiebre, acidez, tos y expectoración son algunos de los síntomas que acompañan el envenenamiento por herbicidas, al aparecer en el paciente a las tres o cuatro horas de su ingesta por accidente o con fines suicidas.

De acuerdo con estudios del Hospital Ascunce Domenech de Camagüey, Cuba, así como de la Sociedad Farmacológica Británica, los herbicidas o defoliantes del grupo de los biperidilos, que se desnaturalizan al contacto con la tierra para evitar su acción tóxica en las semillas, fueron sintetizados en 1930 pero se empezaron a usar en la agricultura hasta la década de 1960.

Su presentación habitual es en forma de líquido concentrado, pero también se les puede encontrar en gránulos y aerosol.

Los efectos que tienen en el organismo pueden resumirse como multisistémicos con fallo de diferentes órganos, fundamentalmente de los pulmones, riñones e hígado. La muerte se produce en muchos casos por insuficiencia renal aguda y miocarditis.

La mortalidad por ingestión accidental varía entre 33% y 50%, lo cual se relaciona con los niveles de la sustancia en la sangre. Cualquier ingestión que exceda 50 mililitros (ml) de una solución concentrada de herbicida es considerada mortal; entre 10 y 50 ml puede ser fatal.

Primeros auxilios

Entre los primeros auxilios, los especialistas médicos recomiendan la ingesta inmediata de tierra disuelta en un vaso de agua; si la intoxicación fue por vía tópica, es necesario eliminar las ropas y lavar la piel contaminada con agua y jabón, pero no se le considera peligrosa, a menos de que el paciente tenga lesiones que faciliten la absorción del defoliante.

La inhalación tampoco es peligrosa, porque el tamaño de las partículas no permite que alcancen la membrana alveolar.

En cuanto a la asistencia médica, enfatizan el lavado gástrico con solución de bentonita o tierra de batán al 7.5%, lavar el conducto gastrointestinal con una solución de cloruro de sodio, cloruro de potasio y bicarbonato de sodio en agua.

También se recomienda administrar al inicio hidrocortisona cada seis horas, así como realizar hemodiálisis y hemoperfusión en las primeras doce horas.

En Japón, al menos hasta fines de la década de 1990 se reportaban de mil 200 a mil 500 suicidios anuales mediante la ingesta de herbicidas y más de 80% fueron de mujeres jóvenes, un patrón que también se observaría en la región de La Montaña de Guerrero, según el reportaje que publica hoy EL UNIVERSAL.

Expertos británicos subrayan que el envenenamiento con pesticidas y herbicidas es un gran problema de salud pública en los países en desarrollo, con alrededor de 300 mil muertes anuales tan sólo en la región Asia-Pacífico. En Trinidad y Tobago, 63% de todas las muertes por suicidio se debieron a herbicidas entre 1986 y 1990.
 

Comentarios