Niño quemado en Tlahuelilpan es trasladado a hospital en Galveston

“La primera respuesta fue que el niño no era candidato para ser trasladado, pero ante la insistencia de los médicos y la instrucción del director general, se logró el milagro”, contó José Alfredo Merino, director del CMN 20 de Noviembre

Francisco Reyes, de 12 años, resultó herido tras la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo el pasado viernes 
Francisco Reyes, de 12 años, resultó herido tras la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo el pasado viernes. Foto: EFE
Nación 23/01/2019 22:11 Perla Miranda Actualizada 23:04

“No se den por vencidos”, fue la instrucción que Luis Ramírez Pineda, director general del ISSSTE dio a especialistas del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” para lograr que el Hospital Galveston, en Texas aceptara atender a Francisco Reyes, de 12 años, quien resultó herido tras la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo

Las buenas nuevas para la familia Reyes Pedraza llegaron en punto de las 13:00 horas, en estos momentos Francisco viaja en un helicóptero de la Secretaría de Marina con rumbo a Estados Unidos. 

“La primera respuesta fue que el niño no era candidato para ser trasladado, pero ante la insistencia de los médicos y la instrucción del director general de no darnos por vencidos se logró el milagro”, contó José Alfredo Merino Rajme, director del Hospital 20 de Noviembre. 

Merino Rajme relató que el Centro Médico funcionó como puente aéreo desde el viernes por la noche, ahí aterrizaron varios pacientes y fueron trasladados a otros hospitales, el 20 de Noviembre se quedó con cinco pacientes, entre ellos Francisco, quien llegó con quemaduras severas y fue ingresado a Terapia Intensiva Pediátrica. 

“A las tres de la mañana llegaron cirujanos y le hicieron un procedimiento con carácter de urgente, se llama fasciotomía y consiste en quitar presión de la piel para que circule la sangre y la extremidad se preserve, este procedimiento fue pieza clave para que fuera candidato a la atención especializada de Galveston”. 

El también cardiólogo afirmó que México sí tiene la capacidad para atender este tipo de pacientes pero el traslado de Francisco a Texas significa una oportunidad de vida. “Va a estar en uno de los mejores lugares del mundo para tratar lesiones por quemaduras, en México somos excelentes en terapia intensiva, en pacientes quemados, pero allá están super especializados, tienen cultivos de piel, eso permitirá hacerle injertos de su propia piel”. 

La Fundación Michou Mau se encargó de los gastos del traslado, al CMN 20 de Noviembre llegó un helicóptero de grupo Cóndores para llevar al menor de edad al Hangar de la Marina en donde la dependencia facilitó un avión ambulancia para el traslado al Hospital en Galveston, Texas. 

José Merino confía en que la atención que reciba Francisco le permita preservar la vida pero advirtió que su estado de salud continúa crítico. 

“Hay una tasa de éxito mayor y por supuesto que de salvar la vida requerirá una rehabilitación muy fuerte y tendrá secuelas por quemadura que lo acompañarán de por vida, pero sobrevivirá, eso sí, hay que dejar claro que todavía está en un estado crítico y que tenga estabilidad para ser trasladado no significa que haya pasado el riesgo de fallecer”.  

En cuanto a los otros cuatro pacientes que siguen hospitalizados informó que evolucionan estables, “pero aunque son buenos augurios no han salido del peligro, tienen riesgo de fallecer”. 

Con el traslado de Francisco a Galveston suman tres pacientes, todos menores de edad, en recibir atención especializada en el Hospital Shriners. Alan Hernández llegó al país vecino el día 19 de enero con 83% de su superficie corporal quemada, se encuentra intubado y reportado crítico. Emmanuel Mendoza tiene 70% de su cuerpo quemado, lleva 2 cirugías y también esta intubado.

agv

Comentarios