Informe “Desde la memoria… la esperanza”
Foto: Mariluz Roldán/EL UNIVERSAL

Alertan sobre asesinatos de 161 personas defensoras de derechos humanos en México

29/11/2018
12:58
Mariluz Roldán
-A +A
Cuatro estados son los más peligrosos para este sector: Guerrero, Oaxaca, Chihuahua y Chiapas, de acuerdo con la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Todos los Derechos para Todas y Todos

Han sido asesinados 161 defensores de derechos humanos de 2012 a este año, por la labor que realizaban, alertó la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT), que destacó que cuatro estados son los más peligrosos para ese sector de la población.

La Red TDT presentó su informe “Desde la memoria… la esperanza”, en el que hace un recuento de los asesinatos contra defensores de derechos humanos que se registraron durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con el documento, del 1 de diciembre de 2012 al 31 de octubre de 2018, un total de 159 defensores de derechos humanos fueron asesinados por su labor, 140 de ellos eran hombres, 16 mujeres y tres eran personas trans. A ellos se suman dos homicidios que fueron cometidos durante noviembre.

Cuatro entidades del país son las más peligrosas para los defensores: en Guerrero se registraron 44 homicidios, en Oaxaca hubo 32, Chihuahua con 17 y Chiapas tuvo 12. Estos estados concentran 67% de estos crímenes.

En el mismo periodo, de acuerdo con la Red TDT fueron asesinados 47 periodistas, resalta los casos de Javier Valdéz y de Miroslava Breach, quienes además de ser comunicadores destacaron por su trabajo por la defensa de los derechos humanos.

Fernando Ríos Martínez, secretario Ejecutivo de la Red TDT, explicó que el informe surgió de la necesidad de dar a conocer el contexto y los peligros que enfrentan los defensores en medio de la violencia y las graves violaciones de derechos humanos que hay en México.

“Nosotros mencionamos cómo la ciudadanía ha sido asolada, lo vemos constantemente a través de las desapariciones, de los secuestros, de las fosas”, lamentó.

Ríos Martínez destacó que el sistema de justicia tiene responsabilidad en la situación que se vive en el país, puesto que prevalece la impunidad en los 161 crímenes y sólo 3% de los casos se encuentran judicializados.

Tania Reneaum, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México dijo que el documento deja la huella del México en el que vivimos y resaltó la labor de los defensores, quienes son un contrapeso de las autoridades, al cuestionar las medidas que buscan implementar en diversos ámbitos, como la defensa de la tierra.

Afirmó que los defensores deben ser correctamente protegidos, puesto que el problema no es sólo del mecanismo de protección que existe, sino del Estado y de la impunidad que prevalece.

Señaló que es momento de mirar hacia el frente, por el cambio de administración, pero que es necesario ser críticos con las medidas que se buscan impulsar.

Recordó que Amnistía Internacional le hizo llegar al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, una agenda de derechos humanos, a la que no ha respondido, en la que se mencionaba el tema de los defensores, para quienes solicitó el fortalecimiento del mecanismo de protección y asegurar que no se realicen vigilancias ilegítimas.

Norma Mesino, integrante de la Organización Campesina de la Sierra del Sur, enfatizó que “no es asesinando como van a acabar y a imponer, porque hoy el pueblo de México está más despierto”.

Ella mencionó algunos de los riesgos que vive en Guerrero por ser defensora, al estar constantemente vigilada tanto por el gobierno como por el crimen organizado.

Elizabeth Espejel, miembro del Colectivo Deudos y Defensores por la Dignidad de Nuestros Desaparecidos, habló del homicidio de su madre, Cornelia Guevara Guerrero, quien comenzó como defensora tras la desaparición de uno de sus hijos.

Recordó que ella recibía amenazas para que dejara de buscar a su hijo, pero continuó con su lucha. Aunque pidió protección a las autoridades, sólo la apoyaron con una patrulla que estuvo tres días vigilándola.

El 15 de enero de 2016, cuatro hombres ingresaron a su casa y la asesinaron con dos tiros. “Sigo aquí, de pie, por ella y por mi hermano, exigiendo justicia”, enfatizó.

mpb

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios