Así es Santiago Mazari “El Carrete”, sinónimo de violencia
Aprehensión. A Santiago Mazari se le detuvo por delincuencia organizada, delitos contra la salud y secuestro. Foto/ESPECIAL

Así es Santiago Mazari “El Carrete”, sinónimo de violencia

02/08/2019
02:40
Justino Miranda / Corresponsal
-A +A
A Santiago Mazari Hernández lo perseguían desde 2009 el Ejército y la Marina, pero hasta ayer tuvieron éxito

[email protected]

Cuernavaca.— Su nombre es sinónimo de violencia, secuestros, homicidios y desapariciones. Sus actos delictivos como líder del cártel de Los Rojos llenan más de 15 expedientes entre averiguaciones previas y actas circunstanciadas que integró la Procuraduría General de la República (PGR), ahora Fiscalía General de la República (FGR), para perseguirlo.

A Santiago Mazari Hernández, El Carrete —nacido en la comunidad de San Gabriel Las Palmas, municipio de Amacuzac, sur de Morelos—, lo perseguían desde 2009 el Ejército y la Marina, pero hasta ayer tuvieron éxito.

Tiene una averiguación previa en 2009, 11 denuncias en 2012 y tres en 2013. La mayoría por los delitos de secuestro, desapariciones, amenazas y extorsión. También fue conocido como El Ocho de Sonorita y El Señor de los Caballos.

Mazari se involucró con el clan de Los Beltrán Leyva hasta que se quedó como jefe de la plaza Morelos. Fue detenido en 2008, pero lo liberaron a principios de 2009.

Un reporte de la PGR fechado en noviembre de 2016 da cuenta de la averiguación previa, AP/ PGR/MOR/UMAN/583/2008, en la que El Carrete fue procesado por delitos contra la salud, de acuerdo con la denuncia realizada por el Ejército el 16 de septiembre de 2008.

En febrero de 2009 se le impusieron cinco años de prisión y 100 días de multa. Sin embargo, obtuvo su libertad poco después.

En 2010 participó en una cabalgata que organizó su tío Alfonso Miranda, entonces edil de Amacuzac. Según testigos, en ella también estuvo el entonces gobernador del PAN, Marco Adame .

En septiembre de 2009, un convoy del Ejército entró a la comunidad de San Gabriel Las Palmas, en Amacuzac, para detener al líder del Los Rojos.

Lo soldados se dirigieron hacia la casa de Mazari Hernández, pero sus halcones le avisaron a tiempo y logró escapar. Esta vez no tuvo tanta suerte.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios