No necesito que me den amnistía: Rosario Robles

Reta a legisladores a que su patrimonio sea investigado; señala que acusaciones en su contra son “violencia de género”
Rosario Robles, titular de la Sedatu, compareció frente al pleno de la Cámara de Diputados. Foto: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL
17/10/2018
03:55
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

“No necesito que nadie me dé amnistía”, aseguró Rosario Robles Berlanga ante las acusaciones del presunto crecimiento de su patrimonio durante esta administración y los señalamientos de protección del actual gobierno.

Al comparecer por más de siete horas frente al pleno de la Cámara de Diputados como parte de la Glosa del 6to Informe de Gobierno, la titular de la Sedatu retó a los legisladores a que su patrimonio sea investigado por la Secretaría de la Función Pública (SFP) y afirmó que no tiene otra propiedad más que la que habita, ni otra cuenta bancaria además de en la que recibe su salario.

“No requiero amnistía. Yo no requiero absolutamente que nadie me perdone de antemano. A mí que se me investigue todo lo que se quiera. Que se investigue hasta por debajo de las piedras (…). Sigo viviendo en la misma propiedad, no tengo ninguna otra cuenta bancaria más que en la que se deposita mi salario mensual y de eso vivo, de mi trabajo, de servir a la gente, diciendo que le he servido a México”, dijo.

Resaltó que su mayor defensa es su nombre y su trabajo, confió en que las acciones ejercidas durante su gestión al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Sedatu sean lo que pase a la historia. Acusó los señalamientos en su contra como “violencia de género”.

Frente a esta acusación, la diputada Martha Tagle Martínez, de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, reviró: “Del ya famoso: ‘No te preocupes, Rosario’, tenemos que pasar al ‘No te equivoques, Rosario’. La condición de género no nos exime de asumir nuestras responsabilidades en el cargo público y de ser señaladas por actos de corrupción”.

Adriana Dávila Fernández, del PAN, indicó que la comparecencia no tenía que ver con algún asunto de violencia de género ni se le juzgaba como mujer, sino como funcionaria pública. “Su actuación como secretaria de Desarrollo Social y Sedatu está cubierta por el manto del lucro electoral, el enriquecimiento ilícito, pero lamentable, la impunidad”.

La también ex jefa de Gobierno del entonces Distrito Federal afirmó que durante este sexenio se redujeron las carencias sociales y que la Cruzada Nacional contra el Hambre mejoró la alimentación de 2 millones 733 mil personas; refirió que el estudio panel realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) aplicado en las familias que participaron en este programa, arrojó que su carencia alimentaria disminuyó 60%.

En cuanto a la carencia en salud, se redujo de 33% a 9%; la de vivienda pasó de 56% a 38%; la de servicios básicos pasó de 57% a 42%; seguridad social disminuyó 10 puntos porcentuales, al pasar de 97% a 87%; mientras que el rezago educativo registró una reducción de 32% a 26%.

“Yo me atengo a los hechos y a las cifras. Este gobierno sí puede ver a la gente a la cara y sí tuvo vergüenza, porque precisamente se preocupó por lo más importante, que era darle de comer a la gente que no tenía un alimento. Darle de comer a los olvidados de los olvidados. A los más abandonados de este país, a los niños y niñas que iban a la escuela sin ninguna alimentación”, apuntó.

Daniel Gutiérrez Gutiérrez, de la fracción de Morena, increpó a la titular de la Sedatu al cuestionarla por el presunto desvío de recursos para combatir la pobreza y la marginación, así como a los damnificados de los sismos del 19 de septiembre y le preguntó sobre las tarjetas entregadas a los afectados por estos siniestros.

La ex perredista dijo que desde el primer momento en el que ocurrieron los sismos estuvieron presentes para hacer frente a la emergencia; resaltó que sólo 249 de las 170 mil tarjetas entregadas a los damnificados por los sismos de septiembre fueron clonadas, las cuales inmediatamente se bloquearon, aseguró Robles Berlanga.

“Se entregaron 170 mil tarjetas en más de 300 municipios en los lugares más alejados de este país, en condiciones de pobreza donde no existía un cajero y se tuvo que diseñar una infraestructura y poner en marcha todo un sistema para que se entregaran tarjetas con base a un censo casa por casa, que se levantó de acuerdo a las reglas del Fonden, que fuera directamente con la gente damnificada, porque no se iba a permitir lucrar con la tragedia”.

Eduardo Zarzosa (PRI) pidió “no sacar un beneficio político” de la comparecencia y resaltó que una de las contribuciones más importantes del sexenio fue la aprobación de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, al poner a México a la vanguardia.

Mantente al día con el boletín de El Universal