15 | NOV | 2019
Archivo EL UNIVERSAL

“Pido a los caballeros… que nos pongan atención”

18/10/2019
05:06
Juan Arvizu y Suzzete Alcántara
-A +A

Aunque las mujeres están empoderadas como nunca, la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa (Morena), tiene que pedir “a los caballeros”, por cierto de la izquierda del salón de sesiones, “que nos pongan atención”.

Explica que casi concluye la ronda de posicionamientos de la sesión solemne conmemorativa del 66 aniversario del voto de la mujer en México, y ahora lo que hay es una Legislatura, la 64, en la que la mitad del pleno son mujeres.

En unos minutos será develada la inscripción en letras doradas “Derecho al voto de las mujeres, 1953”, logrado por generaciones de sufragistas, de quienes hay heroínas de la talla de Elvia Carrillo Puerto, ícono del feminismo mexicano.

Hace apenas unos años, era una cortesía de la mayoría masculina que mujeres dirigieran una sesión conmemorativa de la lucha feminista. Les “prestaban” la conducción de la sesión.

Ahora lo que hay es que por primera vez la mesa directiva del Senado es por mayoría de mujeres.

Ha pasado la una de la tarde, en Paseo de la Reforma, en la sede del Senado, el día esta nublado, de chipi-chipi esporádico, y se acercan a la plaza Luis Pasteur grupos de amigos de la marihuana.

La plaza se habilita como “fumódromo” por unos 200 jóvenes que libremente echan bocanadas de la yerba, y protagonizan un plantón, auténtico de paz y amor.

Poco después, las ráfagas de armas de alto poder que se vomitan en Culiacán, Sinaloa, dispersan la atención de la gente dentro del Senado, incluso en el mismo salón de sesiones, que al concluir la asamblea de este jueves, antes de las 19:00 horas, como pocas veces ha ocurrido entra una oleada de preocupación por la racha de violencia en el país.

Los días de la cuarta transformación, en el Senado, que son impredecibles, este jueves ha sido de giros, nuevamente, primero de atención en hechos de corrupción, luego en avances históricos de la democracia para entrar al infierno de la violencia desatada por el crimen organizado en estados del país.

Empezaba la jornada parlamentaria, pasado el mediodía, cuando la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, vestida de rojo, con estampados, con su mano derecha forma un puño, lo acerca a sus labios, y "avienta" besos a la distancia. Sonríe, ríe. Abre la sesión solemne.

Va a develar la inscripción “Derecho al voto de las mujeres, 1953”, a la cabeza de una mesa directiva en la que sólo hay tres hombres, los vice presidentes Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI), Salomón Jara Cruz (Morena) y el secretario Primo Dothé Mata (Morena).

Han ocupado sillas una treintena de invitadas especiales a la conmemoración de las sufragistas, y entre las personalidades se encuentra Gloria Ramírez Hernández, catedrática de Igualdad de Género en la UNAM, galardonada con el reconocimiento “Elvia Carrillo Puerto, 2017”, la máxima presea con la que se reconoce a las guerreras de los derechos de la mujer.

La senadora Nancy de la Sierra Arámburo (PT), ha promovido esta manera de celebrar el 66 aniversario del derecho al voto de la mujer, en el murillo que se forma en el primer balcón del salón de sesiones.

Dice la poblana Nancy de la Sierra, en tribuna, que “más allá del derecho al sufragio, obtuvimos un logro que nos abrió la posibilidad de de participar en la vida pública de México”.

Rinde homenaje a las mujeres sufragista, quienes “nos abrieron el camino que hoy en día podemos tener más fácil, para que podamos participar libremente en procesos electorales ejerciendo nuestro voto”.

Reconoce que avanza la mujer en Congreso y en el poder Ejecutivo federal, y destaca los cargos de secretaria de Gobernación, a cargo de Olga Sánchez Cordero, y de la presidencia del Senado, que ocupa Mónica Fernández Balboa, así como de la Cámara de Diputados, con la panista Laura Rojas.

Ocupante del escaño que lidera la asamblea, Mónica Fernández Balboa, dice que “esta conmemoración debe ser una un llamado a las conciencias para atender las reformas y políticas necesarias que nos permita construir un país sin violencia contra las mujeres”.

La tabasqueña, que ha denunciado la violencia política, afirma que “nuestra voz debe ser un llamado a poner fin a la discriminación contra las mujeres y niñas; a eliminar todas las formas de violencia en su contra; a desaparecer la trata, la explotación sexual y el feminicidio”.

Desde luego hay satisfacción de las senadoras y las invitadas especiales, y en ese contexto es que ha ocurrido el desorden de “los caballeros”, y la mirada que dirige el llamado de atención, se fija en los legisladores de Morena.

Tanto hay qué hacer por la igualdad en el país, y en su mensaje Fernández Balboa, deja apuntes para la agenda feminista: “Se deben reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerado, así como a promover la responsabilidad compartida en el hogar y la familia”.

Se debe velar, agrega por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública, así como garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos.

Luego de la develación, la sesión ordinaria se desarrolla con el ejercicio interminable de descalificaciones de la mayoría contra la oposición y de esta hacia la cuarta transformación.

El coordinador Monreal ejerce el poder del cargo más poderoso, escucha a sus colegas y les da respuestas que se llevan contentos, y aquello estaba como de aburrición, cuando los videos con ráfagas de armas de alto poder dispersan la atención de los políticos.

Ante el discurso de las balas que escupe el crimen organizado a mil 200 kilómetros de distancia, recibidas vía redes sociales y noticiarios, unifica en el azoro y un cierre de filas a las bancadas del Senado. Mientras, en la calle una nube de humo de marihuana blinda a la banda que se profesa paz y amor.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios