“Panchito siempre ayudó a los mexicanos en EU”

Francisco Cruz murió por Covid-19 en NY; daba trabajo a paisanos; era el mejor patrón, recuerda Joan Solís, sobreviviente del virus

“Panchito siempre ayudó a los mexicanos en EU”
Francisco Cruz murió por Covid-19 el pasado 7 de abril. Era dueño de un restaurante en Nueva York donde trabaja Joan Solís, quien al saber de su fallecimiento, le escribió una canción para recordar lo que hizo por otros mexicanos. FOTOS: CORTESÍA
Nación 27/04/2020 03:35 Perla Miranda y Ariadna García Actualizada 03:45
Guardando favorito...

“Ahí le va su corrido, mi compa Panchito Cruz”, así inicia la canción que Joan Solís le compuso a quien fue su patrón y que murió por Covid-19 el pasado 7 de abril.

La melodía es un homenaje para el hombre que lo ayudó por el simple hecho de ser un mexicano buscando trabajo en Nueva York.

“Trabajé de noche y día desde que llegué a Nueva York, como esclavo me sentía, pero hoy disfruto de lo mejor. Trabajé como lavaplatos, no me agüita, no tenía ni para zapatos, pero el triunfo poco a poco lo alcancé”, entona Joan, quien también fue diagnosticado con el virus, pero ya fue dado de alta.

El señor Francisco Cruz es uno de los 417 connacionales que han perdido la vida por el coronavirus en la ciudad de Nueva York.

Joan, Félix y Alejandro, quienes trabajan en Parrilladas Sunrise, se suman a la lista de los pocos que han sido dados de alta tras contagiarse.

En una imagen compartida por Joan, se observa a Panchito frente a su negocio, y en otra aparece al lado de su esposa, Maru Morales, donde ambos sonríen.

“Los dos son los mejores patrones, Parrilladas Sunrise es reconocido porque Panchito siempre buscaba ayudar a mexicanos y nos daba trabajo. Recordaba cómo llegó a este país y decía que darnos chamba era su granito de arena”, relata.

Francisco Cruz nació en Huaquechula, Puebla, pero llegó a Queens, Nueva York, hace más de tres décadas junto con su hermano José Luis. En 2008, los dos iniciaron un negocio, compraron un restaurante italiano y lo convirtieron en Parrilladas Sunrise.

“Un año después de que abrimos el negocio, Paco tomó las riendas del lugar, él tenía experiencia porque trabajó en el famoso Copacabana, también cocinó en el Rocking Horse Cafe, no sólo tenía talento para cocinar y preparar bebidas, era un buen jefe, se preocupaba por sus trabajadores, por que tuvieran un buen salario y, si tenían algún problema, los apoyaba”, dice su hermano.

El coronavirus tomó por sorpresa a Francisco, el confinamiento aún no era obligatorio cuando el patrón comenzó con fiebre y una tos seca.

“No creíamos en el virus, pensábamos que era un invento, que lo usarían como algo político, pero luego el jefe se puso muy mal, no podía respirar y lo llevaron al hospital”, menciona Joan.

Panchito, como le decían de cariño, estuvo hospitalizado un par de días. Desde que ingresó lo refirieron a terapia intensiva porque necesitaba ventilación mecánica.

“Lamentablemente no la libró, la jefa nos avisó que ya no salió, no lo pudieron despedir, es una pérdida muy dolorosa para todos, por eso escribí un corrido en su honor”.

Joan hizo la canción para su patrón hospitalizado en New Jersey, pero también contrajo el virus. Al igual que su jefe, creía que el Covid-19 era mentira, pero al tener fiebre durante una semana, le pidió a su esposa que lo llevara a un hospital.

“Yo vivo en Nueva York, pero cuando me dio fiebre y además ya había menos movilidad en la ciudad me fui a Nueva Jersey, porque mi familia vive ahí. Para el tercer día con calentura empecé a alucinar, veía a un hombre y yo le pedía perdón, entonces le dije a mi esposa que me llevara al médico, que era hora de atenderme”, relata.

Joan cuenta con un seguro médico, por eso fue posible que le dieran atención, aunque al principio no lo querían internar: “Mi esposa tuvo que pelear porque nos querían regresar a la casa, yo no podía ni hablar, imagínese, soy cantante y no me salía ni un suspiro, entonces salió un doctor y entre la desesperación de la mujer y como me veía yo, me internaron”.

Horas después los doctores le informaron a Irene, esposa de Joan, que su marido había dado positivo a Covid-19 y que lo tenían que intubar porque no podía respirar por su cuenta. Así permaneció dos días hasta que los médicos y enfermeras le dijeron que su condición había mejorado y que podían quitarle la ventilación mecánica.

“Tenía miedo de que me quitaran el aparato, pensé que no podía respirar solito, pero sí pude. Así en la convalecencia me enteré de la muerte de mi patrón y escribí su corrido. Doy gracias a Dios porque la libré, ahora pido por todos los mexicanos que se han contagiado, y a la gente que todavía no cree, le pido que no salga de su casa, que se cuide, porque así nos cuidamos todos”, finaliza Joan.

 

Temas Relacionados
nueva york coronavirus muerte
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios