“No es una máquina, es la posibilidad de vivir”

Victoria Aguilar es la segunda persona a la que el IMSS implantó un corazón artificial
“No es una máquina, es la posibilidad de vivir”
( ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL )
27/10/2018
02:14
PERLA MIRANDA Y ASTRID RIVERA
-A +A

[email protected]

Un dolor en el pecho alertó a Victoria Aguilar de un posible problema en su corazón. No se equivocó: fue al Seguro Social y ahí le dijeron que padecía de arritmia y le colocaron un resincronizador cardíaco que no funcionó porque su corazón estaba dañado a 50%; por superar los 65 años de edad no era candidata a un trasplante, pero los médicos le dieron la opción de un corazón artificial. “Para mí no es una máquina, es la oportunidad de seguir con vida”, afirma.

Aunque admite que el aparato de cinco kilos es “mucho” para su edad y le provoca cansancio, Vicky se dice feliz, “porque tengo vida, estoy acompañada de mi familia, de mi esposo, hijos y nietos, ellos son mi motor, no quería dejarlos y los médicos me dieron esta segunda oportunidad para vivir plena”.

Gracias al Heartmate implantado en su cuerpo, Victoria pudo regresar a casa y dejar los internamientos constantes en las clínicas del IMSS por fallas cardíacas. “Entraba y salía del hospital, me dijeron que me iban a trasplantar, pero por mi edad no se pudo, entonces la opción fue el corazón artificial. Al principio se me hizo raro, pero acepté, empecé con una serie de estudios y fui candidata para el implante”.

Su trasplante es el segundo que ha colocado el IMSS en toda su historia. “Me lo pusieron el 17 de julio de 2017 y mi recuperación fue muy rápida porque un mes después me habían dado de alta, hice mi vida normal, me siento fantástica”.

A 14 meses de su cirugía, Vicky asegura que el Heartmate no es para ella un aparato, “es mi corazón, es lo que me hace respirar, lo cuido, todas las noches cargo sus baterías, estoy muy agradecida porque con este aparatito pude seguir adelante, aprovechar cada día”.

Convencida de que los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio provocan enfermedades cardiovasculares, invita a los mexicanos a modificar su estilo de vida. “A lo mejor de jóvenes no nos importa, comemos en exceso grasas, chatarra, pero al final nos llega la factura y bien cara”.

Mantente al día con el boletín de El Universal