18 | OCT | 2019
Ministra Margarita Luna Ramos. Fotografía de Berenice Fregoso EL UNIVERSAL

La democracia no puede sostenerse en los pilares de una sociedad desigual: Luna Ramos

18/02/2019
15:45
Diana Lastiri
Ciudad de México
-A +A
La Suprema Corte de Justicia de la Nación realiza sesión solemne en reconocimiento a los 15 años de labor de la ministra; asiste el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL

La democracia no puede sostenerse en los pilares de una sociedad desigual, consideró la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Margarita Luna Ramos sino que florece donde la libertad se reconoce “como un horizonte de oportunidades para hombres y mujeres”.

Durante la sesión solemne de despedida al cargo, luego de 15 años de labor, a la que asistió el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, la ministra destacó que en el año 2004 cuando llegó a la SCJN, fue testigo de la consolidación del organismo como un auténtico Tribunal Constitucional.

ealy-ortiz.jpg

El Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL y la señora Perla Díaz de Ealy. Fotografía de Berenice Fregoso EL UNIVERSAL.

”Encontré una Suprema Corte que se consolidaba como un auténtico tribunal constitucional, independiente, autónomo, fiel de la balanza y guardián de la división de poderes”, indicó.

“Estoy convencida de que el quehacer que realiza la Suprema Corte es fuente de estabilidad, armonía y paz social; sin embargo, la democracia no puede sostenerse en los pilares de una sociedad desigual, florece en donde la libertad se reconoce, no como la ausencia de cadenas, sino como un horizonte de oportunidades para hombres y mujeres”.

Recordó que en estos 15 años fue parte de las discusiones en las que las grandes transformaciones legales de México fueron interpretadas por la Suprema Corte.

“La prudencia ha sido una sabia virtud cultivada en este pleno; entendí que la opinión de un compañero no vence, sino convence o confirma el criterio discordante”, agregó.

La ministra Norma Lucía Piña Hernández fue la encargada del discurso de despedida de su compañera en el Pleno y destacó su trayectoria como gran jurista con la sensibilidad para escuchar a todas esas personas que le solicitaban audiencia.

“Hemos sido testigos de múltiples homenajes en los que se exalta su  trayectoria, siempre abonó a la tutela de los derechos de los grupos desfavorecidos. Su legado es palpable en diversas sentencias y en su intensa labor para consolidar la perceptiva de género en los órganos de impartición de justicia”, señaló.

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal