primer informe del ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar
Al primer informe del ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, acudieron el Jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, y las titulares de la Cámara de Diputados, Laura Rojas, y del Senado, Mónica Fernández. Foto: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL

Estamos limpiando el Poder Judicial: Arturo Zaldívar

12/12/2019
02:18
Diana Lastiri y Manuel Espino
-A +A
Hay cero tolerancia para la corrupción: Arturo Zaldívar; debemos sacar a malos y mediocres servidores, señala

La corrupción y el nepotismo han aumentado en el Poder Judicial de la Federación, admitió el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien sostuvo que su administración ya está “limpiando la casa”.

“No podemos dejar de reconocer que, a pesar de esta tendencia histórica, el Poder Judicial, al desempeñar plenamente el papel que le corresponde en nuestra democracia, sus esfuerzos han sido opacados por vicios y prácticas que lo debilitan ante la sociedad y que lastiman su legitimidad”, dijo al presentar su primer informe de labores.

“En estos años nos hemos anquilosado, ha aumentado la corrupción y se ha arraigado un nocivo corporativismo judicial, lo que ha impedido un acceso efectivo a la justicia”, asentó. Afirmó que la corrupción y el nepotismo se alimentan de la impunidad, que mucho tiempo las ha acompañado y que su administración no tolerará.

“Que quede claro que esto se acabó. Que no toleraremos a los servidores públicos que anteponen sus intereses personales a los de la justicia. Estamos limpiando la casa y no cejaremos en este compromiso”, sentenció Zaldívar.

Al evento ante los plenos de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) también acudieron las presidentas de la Cámara de Diputados, Laura Rojas; del Senado, Mónica Fernández, e integrantes del gabinete federal.

El ministro Zaldívar Lelo de Larrea señaló que existen cotos de corrupción —aislados, pero lastimosos— que dañan profundamente la impartición de justicia en México.

“La corrupción judicial genera desigualdad, impunidad y perpetúa el círculo vicioso del crimen y la violencia. La corrupción judicial es un flagelo que debilita a todas las instituciones públicas, porque erosiona la confianza en el sistema mismo”, admitió.

“Un Poder Judicial percibido como corrupto pone en entredicho la capacidad misma del Estado para cumplir sus fines. Un Poder Judicial percibido como corrupto carece de la fuerza y legitimidad para desempeñar adecuadamente el rol equilibrador que constitucionalmente le corresponde”.

En la sesión solemne también estuvieron presentes el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, y Juan Francisco Ealy Lanz Duret, Director General de El Gran Diario de México.

Ahí, el ministro Zaldívar dijo que el Poder Judicial de la Federación (PJF) no ha logrado construir con la ciudadanía una relación de confianza. “No ha habido un proceso de apropiación por el cual la sociedad reconozca como suyos a los jueces federales y como valiosa la labor que desempeñan. Los jueces muchas veces son percibidos como miembros de una élite a la que protegen y preservan. Muchas veces son vistos como agentes que actúan sin tomar en cuenta la realidad social, sin miramiento a las circunstancias particulares que impiden el goce de los derechos, denegando justicia a aquellos grupos a quienes históricamente les ha sido vedada”, señaló.

Es por ello, continuó, que desde su elección como presidente de la Corte, el Poder Judicial emprendió un proceso de autorreforma para renovar, de fondo, la identidad y ética institucional para sacar de sus filas a los malos servidores, a los corruptos y a los mediocres.

“Debemos sacar de nuestras filas a los malos servidores públicos, a los corruptos, por supuesto, pero también a los mediocres, a los que no estén a la altura de la investidura que ostentan, así como a los que entienden esa investidura como privilegio, no como servicio”, indicó.

Destacó que durante 2019, el CJF impuso sanciones a 16 juzgadores, que incluyen destituciones e inhabilitaciones por irregularidades patrimoniales y por encubrir posibles casos de nepotismo. Mencionó la destitución de un juez de Distrito por corrupción y por haber incurrido en errores inexcusables en un caso de pederastia.

Agregó que han sido denunciados cuatro magistrados federales que incurrieron en actos de corrupción.

Señaló que el CJF tiene identificado a Jalisco como una zona de riesgo por casos de corrupción en la que se han decretado suspensiones y readscripciones de casi 100% de los trabajadores de jueces y tribunales federales para “desarticular redes de influencias y cotos de ilegalidad”.

Emitió un reconocimiento a los mil 500 juzgadores del país que día a día enfrentan presiones mediáticas, del poder económico y de la delincuencia organizada.

 

“Para asegurar que los funcionarios judiciales puedan desarrollar sus funciones libres de presiones, amenazas o intimidaciones, y proteger su independencia e imparcialidad, el Consejo [de la Judicatura] elaboró 199 evaluaciones de riesgo a servidores públicos, con la finalidad de determinar las medidas de seguridad que requieren”, explicó.

 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios