21 | NOV | 2019
La reencarnación del Dalai Lama, nuevo punto de fricción entre EU y China
Foto: AFP

La reencarnación del Dalai Lama, nuevo punto de fricción entre EU y China

19/09/2019
20:23
AFP
-A +A
China no ha mantenido conversaciones con los representantes del Dalai Lama desde hace nueve años y ha insinuado cada vez más que puede identificar a su sucesor, quien, según Pekín, respaldaría su dominio férreo del Tíbet

A medida que los tibetanos van tomando conciencia sobre el alguna vez impensable fallecimiento del Dalai Lama, Estados Unidos busca establecer una línea roja a Pekín a la hora de escoger a su sucesor. 

Estados Unidos espera dejar claro de antemano que China enfrentará el oprobio internacional si intenta manejar el proceso de reencarnación, como lo demuestra la advertencia de un alto funcionario y un proyecto de ley que se estudia en el Congreso. 

A sus 84 años, el 14° Dalai Lama ha reducido su incesante agenda y en abril pasado fue hospitalizado por una infección respiratoria, aunque no hay indicios de que enfrente problemas de salud graves. 

No obstante, tanto los activistas tibetanos como Pekín son conscientes de que la muerte del ganador del Premio Nobel, uno de los líderes religiosos más populares del mundo por sus enseñanzas y su humor peculiar, marcará el pulso por lograr una mayor autonomía para la región del Himalaya.

China no ha mantenido conversaciones con los representantes del Dalai Lama desde hace nueve años y ha insinuado cada vez más que puede identificar a su sucesor, quien, según Pekín, respaldaría su dominio férreo del Tíbet.

Pero un proyecto de ley presentado recientemente en el Congreso estadounidense recoge sanciones a cualquier funcionario chino que interfiera en la sucesión del budista tibetano.

El principal funcionario del Departamento de Estado para Asia Oriental, David Stilwell, prometió ante el Congreso que Estados Unidos seguirá presionando por una "autonomía significativa" para los tibetanos.

"De manera inquietante, e irónicamente, el partido continúa reivindicando su papel en el proceso de reencarnación del Dalai Lama, incluso cuando el presidente Xi ha instado a los miembros del partido a seguir siendo 'ateos marxistas inflexibles'", dijo.

"Creemos que los tibetanos, como todas las comunidades religiosas, deben poder practicar su fe libremente y seleccionar a sus líderes sin interferencia", declaró.

Cuestionando la tradición

Los monjes tibetanos tradicionalmente eligen el Dalai Lama a través de un ritual que puede llevar años, con un festejo en busca de signos que adviertan qué niño es la reencarnación del último líder espiritual.

El 14° Dalai Lama, que ha vivido en el exilio en India desde que huyó de una rebelión fallida en 1959, ha reflexionado sobre una sucesión no tradicional que despistaría a China.

El líder aseguró que podría escoger a su sucesor mientras esté vivo, incluso elegir una mujer, o incluso decidir que es el último Dalai Lama

Matteo Mecacci, presidente de la Campaña Internacional por el Tíbet, un grupo de presión con sede en Washington cercano al Dalai Lama, dijo que la legislación presentada en el Congreso de Estados Unidos enviaría un mensaje claro tanto a China como a los tibetanos.

"Esperamos que el Dalai Lama viva mucho más, pero creo que tener una legislación pronto tendrá un impacto en la mentalidad china", advirtió.
"No digo que esto vaya a cambiar la decisión del gobierno chino, pero probablemente tendrán que reconsiderar algunas de las consecuencias y sus implicaciones", matizó.

El proyecto de ley, presentado en la Cámara de Representantes por el demócrata Jim McGovern, también evitaría que China tenga nuevos consulados en Estados Unidos hasta que Washington pueda abrir una misión en la capital de Tíbet, Lhasa.

A China en ascenso

 Mecacci, exmiembro del parlamento de Italia, dijo que la ley de Estados Unidos tendría un impacto entre los políticos de Europa y Asia, y advirtió sobre los efectos internacionales si China instala un Dalai Lama sumiso.

"Si tienes un líder religioso que es el brazo de un gobierno extranjero y que tiene centros budistas en todo el mundo, esto es parte de un plan mucho más ambicioso para controlar el budismo", señaló.

Lobsang Sangay, elegido primer ministro tibetano en el exilio después de que el Dalai Lama cediera su papel político, dijo que el objetivo de Pekín es "convertir el Tíbet en un territorio chino y convertir a los tibetanos en chinos".

China enfrenta críticas internacionales por el trato que da a los uigures, una minoría turcófona mayoritariamente musulmana, con la detención en campos de concentración de hasta un millón de personas en la región occidental de Xinjiang.

China dice que está brindando formación vocacional y que ha llevado el desarrollo tanto a Xinjiang como al Tíbet.

Algunos observadores esperan que China haga lo mismo que ya hizo en 1995, cuando seleccionó su propio panchen Llama (la segunda autoridad religiosa del país) y detuvo a un niño de seis años por su influyente posición budista, que fue calificado como el prisionero político más joven del mundo.

Pero Sangay, en una reciente visita a Washington, expresó sus dudas sobre que un Dalai Lama puesto por China gozaría de legitimidad.
"Pongamos por caso que Fidel Castro reconociera a un papa y les dijera a todos los católicos: 'Hola, este es mi papa, ¿lo seguirán?'", se preguntó.

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios