Hermano de Ortega pide adelantar elecciones

En una carta, el ex jefe del ejército llama a desactivar grupos parapoliciales; señala que esas acciones ayudarán a resolver la crisis en Nicaragua
Manifestantes participaron ayer en una “Cadena Humana” en la carretera de Managua a Masaya, para exigir la renuncia del presidente (MARVIN RECINOS. AFP)
05/07/2018
03:23
Agencias
-A +A

Managua.— El ex jefe del ejército de Nicaragua, general retirado Humberto Ortega, llamó a su hermano Daniel, presidente del país, a desactivar las fuerzas parapoliciales y que acepte adelantar las elecciones generales de 2021.

En una carta pública dirigida a los participantes del diálogo nacional, el ex alto militar advirtió que ambas acciones ayudarán a resolver la “trágica crisis” que vive Nicaragua desde abril pasado y que ha dejado ya más de 300 muertos, según organismos de derechos humanos.

“Que el presidente Daniel Ortega ordene a lo inmediato disponer todo el poder de orden del Estado y gobierno para desactivar las fuerzas parapoliciales y cualquier otra ilegal”, expuso el general en su carta.

En las últimas semanas, cientos de hombres armados han impuesto un virtual estado de sitio en Managua y las principales ciudades del país, donde cometen asaltos, asesinatos y realizan capturas selectivas de personas que apoyan las protestas.

“Hoy los nicaragüenses sufrimos el actuar impune de ilegales civiles armados, encapuchados, parapoliciales que disparan a mansalva y ejercen controles sólo permitidos por la ley a las autoridades policiales o militares”, indicó Humberto Ortega en su mensaje.

“Esta situación ha impuesto un terrorífico estado de sitio no oficial en el país”, advirtió y agregó que posteriormente la oposición deberá retirar los “tranques” (bloqueos) instalados en carreteras del país y que han afectado la economía.

Sobre la propuesta de obispos de adelantar al 31 de marzo de 2019 las elecciones previstas para 2021, que el gobierno rechaza, el hermano del mandatario dijo que si éste acepta, diría “sí a la paz”.

La violencia no cesa en Nicaragua. Grupos parapoliciales mantenían ayer bajo asedio la parroquia de La Trinidad, en el departamento de Estelí, donde se refugiaban unas 50 personas.

Además, el Ministerio Público acusó a 23 manifestantes antigubernamentales de las ciudades de Sébaco y Tipitapa por crimen organizado, terrorismo, entre otros delitos. Uno de los detenidos, Guillermo José Rodríguez Tinoco, fue acusado de ser el autor del homicidio de un ciudadano el 30 de junio.

Unen manos por la paz. Miles de personas que portaban banderas de Nicaragua se instalaron a lo largo de cuatro kilómetros sobre la carretera de Managua a Masaya, tomadas de las manos, para reclamar justicia y el cese de la violencia en el país.

Convocado por la opositora Alilanza Cívica, el plantón se desarrolló durante dos horas sin incidentes, pese al temor de algunos manifestantes de ser atacados por paramilitares.

“Queremos que paren las muertes y la represión, que se desarmen ya los paramilitares y que Ortega se vaya. No puede seguir gobernando sobre tanto dolor y tanta sangre”, dijo Maurene Alvarez, una manifestante.

Miles de simpatizantes de Ortega también se manifestaron en la plaza Hugo Chávez de Managua.

En tanto, en Costa Rica, la Dirección General de Migración informó que 6 mil 384 nicaragüenses han pedido refugio desde abril pasado, cuando inició la violencia en Nicaragua. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS