Se encuentra usted aquí

Los Chavorrucos y su gusto por la década de los 90

En los últimos meses, la cartelera de conciertos capitalina ha sido encabezada por grupos musicales famosos en décadas pasadas, lo que comprueba que un número importante de personas vive con la nostalgia del pasado
Revistas juveniles de los años noventa. Colección Villasana - Torres.
26/06/2019
00:00
-A +A

Texto: Carlos Villasana y Ruth Gómez
Diseño web: Miguel Ángel Garnica

Compara el antes y después deslizando la barra central

Los cambios tan vertiginosos que caracterizan a esta época han potencializado al llamado “mercado de la nostalgia”, término que suele utilizarse para los productos que son consumidos por la añoranza de alguien que no vive en su país de origen o por los recuerdos de la infancia o adolescencia, pudiendo ser alimentos, bebidas, muebles, vestimenta o la música - este hecho no es exclusivo de México, es un fenómeno que se da a nivel mundial-.

90s-pop-tour-arena-ciudad-mexico-6-junio-2019.jpg
  Cartel del concierto que agrupó a varios artistas de los 90. Colección Villasana/Torres.

En la actualidad, se utilizan diferentes “etiquetas” para “clasificar” a las personas que gustan de comprar objetos de épocas pasadas, nombres que veces se utilizan como sinónimos de: coleccionistas, “chavorrucos” o nostálgicos.

Consultamos a la socióloga egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Dulce María Neri Palacios, para que nos respondiera a qué se debe la tendencia a coleccionar objetos de épocas pasadas y su opinión sobre el concepto de "chavorruco":

Para ella, el guardar un objeto significa rememorar algo muy bueno, cuenta una parte de nuestra historia de vida y nos genera felicidad. Desde niños guardamos objetos que nos ayudan a avanzar, que nos brindan seguridad y da un sentido de pertenencia, de adultos lo seguimos haciendo aunque no siempre lo cargamos con nosotros, a veces únicamente lo guardamos.

El chavorruco, dice, vive en una especie de melancolía, es el hombre que se resiste a envejecer, que en la actualidad tienes treinta y tantos, casi cuarenta, lleno de proyectos inconclusos, comparte cuentas, vive con sus papás o en depa compartido; para él no hay nada mejor que su época. Le gusta el antro solo si es con música ochentera, quiere ligar chavitas, en resumidas cuentas no encaja con lo ya establecido, ni en lo que nos define como "adultos"; lleva la juventud en el alma aunque el cuerpo diga lo contrario.

Afirma que sí hay diferencia entre los nostálgicos y los chavorrucos. El nostálgico vive del recuerdo, lo que fue, lo que los hizo felices, lo lejano, lo ausente, es un mirar al pasado en nuestra propia identidad; mientras que los chavorrucos se niegan a envejecer, viven del recuerdo pero también siguen viviendo como si tuvieran 15 años. “Yo creo que siempre han existido los chavorrucos, solo que adaptados a su propia época, en donde todo pasado siempre ha sido mejor y sin un presente por el cual avanzar”.

Nos acercamos a personas de tres décadas diferentes para que nos explicaran su opinión sobre estos términos y cómo ellos consumen productos del “mercado de la nostalgia”.

El contador público Israel Vázquez, de 37 años, nos comenta que para él, un “chavorruco” es aquel que viste y se comporta como adolescente cuando tiene más de treinta años; sin importar el qué dirán y que lo hacen su estilo de vida diaria: “en ocasiones porque pudo no haber disfrutado plenamente su adolescencia por diversos factores, o simplemente para sentirse más joven”.

Por el otro lado, los nostálgicos son quienes están “atrapados” en una década, marcados por gustos e intereses muy particulares y que, a diferencia del chavorruco, generalmente sus gustos por esos años no se ven reflejados en la forma diaria de vestir o de comportarse.

Israel se siente identificado con la época de los noventa “ya que empezó a haber cambios tecnológicos y sociales que nos han hecho ser las personas que ahora somos, además de que en esa década viví mi infancia, adolescencia y la entrada a la edad adulta”; para él fue sumamente significativo el hecho de conocer el mundo a través de un “click”.

Sus grupos musicales favoritos de aquella época son La Onda Vaselina, Fey y a finales de los años noventa, la voz de Christina Aguilera lo cautivó; siendo Tiffany Thiesen y Alicia Silverstone las actrices cuyas trayectorias seguía. Si bien creció con todos ellos en cuanto a la edad, piensa que no ha logrado ser igual de emprendedor. 

fey.jpg
Fey fue otra artista muy querida por la generación de los años 90.Archivo EL UNIVERSAL.

Contrastando sus gustos de antes y de ahora, Israel considera que los musicales no han cambiado tanto ya que los nuevos grupos no logran convencerlo; sin embargo, a su lista de películas o actrices favoritas se agregó Anne Hathaway.

Recuerda con cariño los programas de televisión que veía cuando era pequeño: Salvado por la campana, Alf, Beverly Hills y las caricaturas japonesas Dragon Ball, Supercampeones o Los caballeros del Zodiaco; que para su sorpresa han sido aceptadas por las nuevas generaciones y han vuelto a “estar de moda”.

caballeros.jpg

dragon_ball_z_.jpg
Imágenes de las caricaturas Caballeros del Zodiaco y Dragon Ball Z, famosas en los 90 y también en décadas posteriores.

alf.jpg

beverly_hills_0.jpg
Series norteamericanas como Alf y Beberly Hills 90210 gozaron de gran fama entre las pláticas de los jóvenes de los años 90. Archivo EL UNIVERSAL.

A Israel sólo le han llamado “chavorruco" cuando asiste a conciertos de su época de adolescente, por ejemplo en el 90’s Pop Tour; pero él no considera que lleve ese estilo de vida porque aunque tiene su “predilección en muchos aspectos por la década de 1990, trato de vivir en el 2019, adaptándome al hoy y al ahora”.

voventas_pop_tour._el_universal_.jpg
90’s Pop Tour. Archivo Fotográfico EL UNIVERSAL.

Para Miguel Tapia, de 26 años el “nostálgico” y el “chavorruco” son parte de lo mismo. Los noventa es la década con la que más se identifica, ya que durante esos años vivió su infancia y la entrada a la adolescencia y por lo tanto conoció la música que le sigue gustando hasta la actualidad y los programas de televisión que recuerda con entusiasmo.

Entre las cosas que considera contrastante entre su vida personas y la de sus ídolos de los años noventa -Britney Spears, Jeans, Fey, Sentidos opuestos y OV7- es que para ellos su mayor preocupación suele ser “por el ámbito en el que viven, no envejecer”. Sus artistas musicales preferidos actuales son: Britney Spears, Avril Lavigne, Katy Perry, Coldplay o Sam Smith.

grupo_jeans.jpg
Grupo Jeans, los jovencitos lograron gran popularidad en los 90. Archivo EL UNIVERSAL.

A pesar de no rebasar los 30, a Miguel lo han llamado “chavorruco” y admite que es parte de la generación que vivió la transición de lo análogo a lo digital; por lo tanto considera que la tecnología y el acercamiento al internet han hecho que la forma de crecer de las nuevas generaciones sea muy distinta.

Para Luisa Muñoz, maestra en Historia del Arte, los “chavorrucos” son personas que “se niegan a ubicarse en su contexto-tiempo actual y visten con ropa que ya no les va” y los “nostálgicos” son aquellos que recuerdan con cariño los tiempos en que fueron felices y guardan algunos momentos, pero estando ubicados en su realidad.

Aunque sigue escuchando a grupos de décadas pasadas, Luisa siempre trata de vivir el presente buscando “música actual y disfruto las características propias a cada etapa. Pienso que cada década tiene sus elementos representativos, diferentes y hasta a veces cíclicos, pero los resultados siempre cambian”.

Procura no “casarse” con sus intereses pasados y va cambiando de ídolos: “procuro actualizarme por mi cuenta o a través de mis hijos y de sus amigos, preguntándoles sobre las tendencias”. Como anécdota, nos dice que a ella nunca le han llamado ni “chavorruca” y tampoco se considera alguien sumamente nostálgica, pero nos compartió que una vez a un amigo suyo le dijeron así y lo afectó a tal grado que se puso a llorar.

En cuanto a las cosas que tienen en común nuestros entrevistados son que han dejado de comprar ciertas cosas a raíz de la era tecnológica, como las revistas. De acuerdo con ellos, una de las ventajas de lo digital es que ahora pueden consultar sus actividades favoritas desde diferentes plataformas, como el celular, una tablet o la computadora; sin embargo, hay quien compra revistas en ediciones especiales.

Otra cuestión en la que coincidieron Israel, Miguel y Luisa es la rapidez con la que se notan los cambios generacionales: el primero comentó a EL UNIVERSAL que “antes podíamos realizar muchas cosas sin depender tanto de la tecnología, no sabíamos qué pasaba en tiempo real en alguna otra parte del mundo y si lo sabíamos era porque salía en la televisión, y ahora prácticamente nos enteramos en un minuto y si bien, las redes sociales te ayudan a acercarte a gente que no veías en mucho tiempo, en ocasiones, sobre todo los más jóvenes, también te puede alejar de convivir con gente en la vida real”.

Fotografía antigua: Colección Villasana - Torres, Archivo Fotográfico EL UNIVERSAL.
Fuentes: Israel Vázquez, Contador Público, Miguel Tapia, Relacionista Comercial y Luisa Muñoz, maestra en Historia del Arte.  Artículo “Pequeñas empresas, productos étnicos y de nostalgia: oportunidades en el mercado internacional: los casos de El Salvador y México” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.