Se encuentra usted aquí

Una fiscalía porosa

El Caballito
Una fiscalía porosa
El Fiscal General de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez (FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
10/10/2018
01:53
Periodistas Metrópoli
-A +A

Una fiscalía porosa

El Fiscal General de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez, tuvo ayer un día para el olvido. Primero se enfrentó a los diputados de Morena durante su comparecencia en el Congreso mexiquense, que engallados en su mayoría legislativa le dijeron de todo por el tema de las desapariciones y muertes violentas de mujeres en la entidad. Por otro lado, dio la cara e intentó explicar la filtración de un video en las redes sociales sobre un interrogatorio a Juan Carlos “N”, presunto feminicida serial, que más allá de las macabras declaraciones evidenció lo porosa que puede estar la dependencia. El hecho podría no ser sólo anecdótico, sino que la defensa del presunto feminicida podría alegar la violación al debido proceso. Tal parece que don Alejandro se levantó el martes con el pie izquierdo.

Policías contra jueces

El secretario de Seguridad Pública de la Ciudad, Raymundo Collins, está que trina de coraje porque, dice, los jueces liberan con suma facilidad a los presuntos delincuentes y que, ante esa situación, por más personas que detengan en las calles, la incidencia delictiva no va a bajar en la capital del país y todo el esfuerzo será en vano. Lo que en el Poder Judicial comentan es que más allá de hacer corajes, don Raymundo debería exigir a la Procuraduría General de Justicia capitalina que integre bien los expedientes y que los policías no tengan fallas en la cadena de custodia, además de que respeten la presunción de inocencia. El caso es que los policías se quejan de los jueces; los jueces, de la policía y de los fiscales, y los capitalinos, que son los que padecen a la delincuencia, de todos.

Amieva y el corazón partío

¿A quién no le han roto el corazón? Si usted cree que de esos males se salvan los hombres con poder, se equivoca, o por lo menos así sucedió con el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva. Y es que mientras la titular del Instituto de la Juventud de la Ciudad, María Fernanda Olvera, explicaba que uno de los motivos por los cuales los jóvenes recurren al suicidio son las rupturas amorosas, el mandatario no pudo evitar confesar que a él sí le habían roto el corazón. Don José Ramón ha mantenido de bajo perfil su vida personal, eventualmente se muestra en público en compañía de su hijo y, recientemente, de sus padres, pero de alguna compañera poco se sabe; aunque nos dicen ahora que su corazón ya sanó y anda muy estable en las lides del amor.

El condescendiente Gaviño

Los pocos perredistas que forman la bancada del PRD en el Congreso de la Ciudad de México se mostraron sorprendidos con el discurso de su coordinador parlamentario, Jorge Gaviño, al fijar el posicionamiento del partido en torno a la solicitud de licencia por tiempo indefinido de Alejandro Encinas. Nos platican que don Jorge fue muy condescendiente, por decir lo menos, con el ahora ex diputado local, de quien dijo ser un hombre con experiencia, cuando esperaban otra cosa. En fin, que ahora ya no saben para dónde va el líder de los legisladores del sol azteca. Lo están viendo muy moreno.

Mantente al día con el boletín de El Universal