23 | ENE | 2020
La Conagua elaboró una estrategia de ingeniería hidráulica para controlar el desbordamiento del Río Lerma, que permitió contener las aguas negras. (FOTOS: JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL)

Luego de tres días, reparan fisura del Río Lerma

04/09/2018
01:39
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A
Más de mil familias del municipio zapatero de San Mateo Atenco, entre aguas negras; edil Julio César Serrano dice que los apoyos no alcanzan para ayudar a los afectados

[email protected]

San Mateo Atenco, Méx.— Con una estrategia de ingeniería hidráulica, propuesta por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y ejecutada por la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), trabajadores lograron, luego de tres días, la reparación de la fisura del Río Lerma, que provocó la inundación de este municipio zapatero, donde más de mil familias quedaron entre aguas negras.

El presidente municipal de San Mateo Atenco, Julio César Serrano González, afirmó que pese a que ya se corrigió la fractura del Río Lerma, “los apoyos no alcanzan para todas las familias afectadas. Necesitamos víveres, artículos de limpieza, botas de hule, guantes y cobertores”.

Personal de la Secretaría de Obra Pública del Estado de México informó que luego de 60 horas de trabajo continuo “se logró cerrar el flujo de agua que pasaba por la fisura del bordo del río, con lo que concluyó la primer etapa de la estrategia de ingeniería hidráulica” que propusieron expertos de la Comisión Nacional del Agua, “para estabilizar el terreno e iniciar la segunda parte del proyecto, que es la reparación del bordo artificial”.

Luego de la reparación de la fisura, la Conagua y la CAEM estimaron que en 48 horas, aproximadamente, bajará el nivel de agua que afecta a San Mateo Atenco, en sus cuatro barrios, donde han intensificado el bombeo de aguas negras.

Con el apoyo de policías de la Secretaría de Seguridad estatal, de la Junta de Caminos y de la Secretaría de la Defensa Nacional, “la acción para estabilizar la zona se realizó en menos tiempo de lo previsto”, señalaron autoridades mexiquenses.

Este lunes continuó el reforzamiento del bordo del afluente con costaleras, en tanto que otras cuadrillas de trabajadores, bombeaban el agua del río para controlar la presión que se generaba.

La Comisión del Agua del Estado de México participa con cuadrillas de trabajadores, con el apoyo de una excavadora, cinco retroexcavadoras, 11 camiones de volteo, dos camiones de presión succión, un minicargador, unidades especializadas, una moto conformadora y un equipo hidroneumático de corto alcance.

La prioridad “es salvaguardar la seguridad de las familias, por lo que las dependencias se mantienen trabajando en dos vertientes: el auxilio a la ciudadanía y los trabajos de ingeniería hidráulica para reparar la fisura del bordo”, informaron autoridades del gobierno del Estado de México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios