Lluvias dejan un muerto en Ixtapaluca

Doña Mimí de 70 años murió al caerle una barda; vecinos cierran vialidad para exigir apoyo oficial
Ixta Alfa, Carlos Enríquez Santos, Protección Civil, Plan DNIII, lluvias
26/01/2018
01:28
Emilio Fernández
-A +A

[email protected]

Ixtapaluca, Méx.—La ceremonia de graduación de 379 personas de la tercera edad que concluyeron sus estudios de primaria y secundaria del programa Ixta Alfa tuvo una ausencia notable el jueves: doña Mimí no llegó a la explanada municipal como estaba previsto porque la tarde del miércoles murió al caerle el techo de su humilde vivienda en la colonia Tlacaélel.

Mimí le decían de cariño a Tomasa Noemí, de 70 años de edad, quien durante la granizada del miércoles arreglaba el vestido que utilizaría unas horas después en el evento en el que el alcalde de Ixtapaluca, Carlos Enríquez Santos, le entregaría su certificado por concluir su instrucción primaria.

El fuerte viento, acompañado de agua y hielo que se registró en esa área del Valle de México, derrumbaron el techo de una casa de dos pisos contigua a su morada, edificada con láminas galvanizadas, ladrillos mal puestos y que cayeron sobre su inmueble.

Al escuchar el estruendo, su hijo acudió en su ayuda pero no pudo hacer mucho porque quedó sepultada bajó los escombros. Salió y pidió a sus vecinos que lo auxiliaran a sacar a doña Mimí, pero tampoco lo lograron.

Más tarde llegaron paramédicos de Protección Civil y personal del gobierno local para sacar el cuerpo sin vida de Tomasa Noemí.

Un último deseo le cumplirán sus seres queridos: sepultarla en el panteón municipal de la comunidad de Ávila Camacho, ubicada en la parte alta de Ixtapaluca. El ayuntamiento informó que se encargará de cubrir los gastos funerarios de Mimí y estar al pendiente de la situación de su familia.

Las colonias El Molino, Emiliano Zapata, Izcalli y Ayotla fueron las más afectadas la lluvia “atípica”, como la calificaron las autoridades municipales.

En esas comunidades, decenas de inmuebles quedaron bajo las aguas residuales porque la red de drenaje se tapó por basura y lodo que arrastró la corriente desde la parte alta de Ixtapaluca.

Los propios afectados con cubetas, palas y escobas sacaron el lodo de patios y en el interior de sus moradas.

Los residentes esperaban la ayuda suficiente de las autoridades de los tres niveles de gobierno, pues en algunas zonas la altura del agua rebasó los 50 centímetros, aunque Protección Civil estatal aseguró que sólo subió 15 centímetros en las calles y avenidas.

“La limpieza de toda la casa, de los cuartos, el patio y ahorita vamos a comenzar con la calle. Se mojaron toda la ropa, los muebles, los colchones , todo.”

—¿Qué les dicen las autoridades?

—No han pasado hasta ahorita. Nada más van a drenar el agua de la cisterna y ya, contó Dagoberto, uno de los damnificados.

A Gloria, quien vive en la colonia Emiliano Zapata, sus muebles se le echaron a perder y las aguas negras se metieron en su vehículo compacto que estaba frente a su casa, el cual no pudo mover para salvarlo.

“Desgraciadamente no contábamos con que ahorita fuera a llover en este tiempo, pero ahora que sean las lluvias yo creo que va a ser peor. Es una impotencia, pero ¿qué se puede hacer? ,¿a quién culpamos?,¿a quién le pedimos ayuda?”, cuestionó Claudia Cortés, otra de las vecinas afectadas.

“En 10 minutos, rápido, parecía río, incluso yo tomé fotografías, los carros los traía el río, ahora sí que el agua puerca, todo. Mi casa llegó hasta la mitad de cuarto de agua”, recordó Julia García, otra residente.

“Aquí ya por poco tira mi casita, como ve usted todo es de lámina, todo es de lámina y de madera. Ahorita me subí a bajar el hielo para que no se caiga el techito”, compartió Ezequiel, vecino afectado de la colonia El Molino.

Hasta ahora, el gobierno local no ha dado a conocer el número preciso de casas dañadas, pues inició la elaboración de un censo.

Decenas de habitantes de la colonia El Molino bloquearon durante una hora la autopista Mexico-Puebla, a la altura del kilómetro 27.5, en demanda de ayuda oficial.

“Exigimos que inmediatamente se presente una autoridad municipal, estatal o federal, que se aplique el Plan DNIII y que nos hagan un censo de todos los daños, perdimos todos nuestros bienes, nuestras casas quedaron dañadas” dijo Carlos Rojas, uno de los residentes.

Mantente al día con el boletín de El Universal