15 | OCT | 2019
Extorsión con dulces desata balacera; hay una muerta
Daño. Paramédicos atendieron al presunto vendedor, que recibió dos balazos en el abdomen. Foto/ESPECIAL

Extorsión con dulces desata balacera; hay una muerta

01/10/2019
01:11
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A
Presunto militar ataca a vendedor-ladrón que exigía a pasajeros que le compraran; además hay dos heridos

rebeca.jimé[email protected]

Naucalpan, Méx.— La venta violenta de dulces, en un camión de pasajeros, desató una balacera que dejó una mujer muerta y dos lesionados de bala frente a Plaza Satélite.

“De aquí nadie se baja, hasta que me compren lo que les vengo a ofrecer”, fue una de las frases violentas de un vendedor de dulces, que orilló a un presunto militar, pasajero del transporte, a sacar un arma y desatar una balacera en el autobús, con número económico 269 y matrícula 090-277K, que circulaba entre el centro comercial Mundo E y Plaza Satélite, por la lateral de Periférico Norte.

Testigos relataron que un presunto militar disparó contra el vendedor de dulces, que trató de desarmar al pasajero y fue cuando se suscitó la balacera.

El conductor del camión que cubre la ruta metropolitana Cuautitlán Izcalli—Metro Auditorio—Chapultepec , afirmó que el vendedor subió y de forma violenta trató de obligar a los pasajeros a que le compraran sus dulces.

En la balacera, registrada poco antes de las dos de la tarde, una pasajera, con crisis nerviosa, pedía ayuda al recibir un impacto de bala, que aparentemente fue sólo un rozón en su cabeza que no pone en peligro su vida.

Paramédicos que llegaron al autobús, que quedó estacionado en la lateral de Periférico Norte, frente a una tienda departamental en Satélite, confirmaron el deceso de Minerva, de 46 años, quien fue identificada por su propia hija, una pequeña de nueve años.

El presunto vendedor, un hombre de aproximadamente 30 años, recibió dos impactos de bala en el abdomen, por lo que fue trasladado al hospital Maximiliano Ruiz Castañeda, ubicado en este municipio.

En tanto que el hombre que hizo frente a las amenazas de asalto del vendedor, descendió de la unidad sin ser detenido.

“Estos vendedores-ladrones, se suben seguido, generalmente vienen dos, incluso es un hombre y una mujer, que te intimidad a qué les compres dulces o galletas”, afirmó María, una pasajera que permaneció en el sitio tras el incidente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios