Foto: Especial

Cambian basurero por gimnasio en Naucalpan

17/12/2019
16:22
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A
La vida en "Barras de Praderas" comienza desde las seis de la mañana

Las famosas barras de Praderas”, surgió en un basurero, sobre el paso de un canal de aguas negras de San Mateo Nopala, donde había animales muertos “y hoy nos hicieron un castillo” con más de 22 aparatos de gimnasio que sustituyeron a rines y tubos que sacamos de la basura, afirmó Paul Villafuerte Suárez.

Hace cinco años “limpiamos este terreno donde había basura y animales muertos, lo convertimos en nuestro gimnasio que todos conocen como “Las famosas barras de Praderas”, afirma orgulloso Paul, un joven instructor  de 37 años, que luego de pasar por un periodo de depresión, tras perder su  pierna izquierda en un accidente automovilístico.

“Sin miedo al éxito”, que es uno de los lemas de “Barras de Praderas”, con rines y tubos que sacaron de la basura, decenas de chavos de San Mateo, habilitaron su gimnasio, que empieza a tener vida desde las seis de la mañana y continúa durante todo el día, hasta las nueve de la noche,  “donde sólo teníamos un hoyito para usar como baño… hoy esto está de lujo es un verdadero castillo del ejercicio”, afirmó Paul.

Lee también: Cerca de 1 millón de usuarios no pagan pasaje al subirse el metro

Por varios años buscamos apoyo de autoridades municipales y estatales, nadie nos escuchó, hasta el 17 de octubre en que en ‘La mañanera’, un periodista le pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador, apoyo para Las Barras de Praderas”.

Justo este 17 de diciembre, a dos meses de la petición al presidente de la República, “Las famosas barras de Praderas” fue re inaugurado, por más de 100 jóvenes quienes recibieron de manos del representante de AMLO, Octavio Almada Palafox, quien forma parte del equipo de la ayudantía de la presidencia de la República y del secretario de Gobierno de Naucalpan, Mauricio Aguirre Lozano, el nuevo gimnasio que ahora cuenta con una techumbre, equipos profesionales de pesas, 22 aparatos de pecho, piernas y bicicletas, con una inversión global de un millón 300 mil pesos.

“El Valle del mamado”, como también conocen a este gimnasio, tiene entre sus reglas de uso gratuito de los aparatos, no al ingreso o consumo de alcohol, cigarro o drogas, “afuera, cada quien se mata como quiere, pero aquí adentro no”, advierte Paul.

Lee también: Inauguran otra pista de hielo y tobogan navideño en la Miguel Hidalgo

“Hoy ya somos cerca de 300 jóvenes, entre ellos algunas mujeres, que saben que el ejercicio es no sólo fortalecer nuestro cuerpo, porque un buen físico donde quiera llama la atención, sino que es parte de un desarrollo sano”, reitera Paul mientras con destreza trepa por un tubo de más de 10 metros de altura, apoyado sólo de la fuerza de sus brazos.

shgm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios