Cerco a San Judas en el último día 28 del año

Creyentes se aglomeran en San Hipólito pero elementos de la policía los retiran por la emergencia sanitaria y colocan vallas para evitar que se acerquen al recinto

Cerco a San Judas en el último día 28 del año
Pese a la inconformidad de los asistentes a la iglesia de San Hipólito, ayer elementos de la policía capitalina retiraron a las personas y colocaron vallas alrededor del recinto religioso, con el objetivo de evitar aglomeraciones. FOTOS: BERENICE FREGOSO
Metrópoli 29/12/2020 02:43 Kevin Ruiz Actualizada 02:44
Guardando favorito...

El semáforo rojo por Covid-19 en la Ciudad de México tampoco detuvo a los feligreses en el último día 28 de este 2020 para acudir a la iglesia de San Hipólito, pero su estancia fue breve, pues policías capitalinos los quitaron de la entrada y de inmediato instalaron un cerco para evitar congregaciones.

Ayer, los devotos de San Judas Tadeo arribaron al atrio de dicho recinto, con figuras y collares. 

A las personas no les importó que no estuvieran permitidas las congregaciones por el semáforo rojo. Llegaron y se pusieron a orar. Sin embargo, minutos después, elementos de la policía capitalina desplegaron un operativo para retirarlos. 

Entre enojos e insultos, los feligreses se replegaron a un costado, pues en un primer momento no hicieron caso a los policías.

“La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, es la que hace todo esto [retirarnos]. Estábamos afuera, como todos, no queríamos entrar y nos quitan”, indicó uno de los feligreses.

Otros argumentaron que únicamente habían arribado a la iglesia para orar y que después se retirarían, pero que la policía capitalina no les había permitido continuar con su devoción. 

EL UNIVERSAL consultó a las personas que estaban en San Hipólito para saber por qué habían acudido, si la Ciudad está en color rojo. Respondieron que guardaban sana distancia y que se apegaban a las medidas de sanidad: “Estábamos guardando sana distancia, ahora sí. Ahora ya tengo que retirarme, qué hago aquí”.

Los uniformados comenzaron a desalojar la zona, intentaron entablar conversación con las personas para exhortarlas a permanecer en casa; sin embargo, la negativa de los congregados los llevó a acordonar la zona.

El señor Ignacio fue una de las personas más molestas con la policía, pues les debatía que ellos también se estaban congregando y que no usaban cubrebocas.

“¿Por qué me voy a retirar?”, les decía, mientras los oficiales le respondían que era por su seguridad debido al Covid-19.

Luego de varios minutos, de un camión de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC-CMDX) los oficiales comenzaron a bajar vallas metálicas con las que cercaron el atrio de San Hipólito.

Policías de tránsito comenzaron a hacer cortes a la circulación y con un altavoz pedían a las personas que se retiraran, sin importar las groserías que recibían.

Calles vacías

EL UNIVERSAL también realizó un recorrido por las calles del primer cuadro de la Ciudad y observó que Avenida Juárez, una de las más transitadas, estaba con vallas metálicas y que a nadie se le permitía el ingreso.

Hasta Eje Central se notó mayor concentración de personas, pero iban de paso e ingresaban al Metro o esperaban el arribo del Trolebús. Madero también fue cerrada, por lo que ya no se permitía la salida, según el plan para evitar las congregaciones.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios


Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes