Suscríbete

Tras explosión, temen ser olvidados

Afectados de la calle Alzate no ven avances en indagatoria por estallido

La explosión por acumulación de gas dejó un muerto; Javier, un hombre mayor, quien falleció junto con los cachorros Lany y Toby . (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 20/05/2018 01:01 Andrea Ahedo Actualizada 16:59
Guardando favorito...

[email protected]

Dos semanas ya pasaron de una fuerte explosión en una vecindad de la colonia Santa María la Ribera, en delegación Cuauhtémoc, y los vecinos aun no pueden entrar a sus departamentos. Viven en carpas y casas de campaña sobre la calle.

Sin agua corriente y sobreviviendo con las donaciones de desconocidos que les llevan cobijas, ropa, alimentos enlatados, dicen que “temen ser olvidados”, pues las autoridades no han entregado el dictamen sobre lo que provocó la explosión.

EL UNIVERSAL platicó con los habitantes de este inmueble ubicado en el cruce de Alzate y Cedro, quienes dicen que lo que más lamentan es la muerte de su vecino Jorge, un hombre mayor que fue trasladado esa tarde al hospital de la Cruz Roja y donde murió horas más tarde.

De acuerdo con su conteo, son 30 familias las que quedaron damnificadas por ese incidente; las mujeres que estaban dentro de la vecindad cuentan que escucharon un fuerte golpe “como si se cayera algo, quedamos en shock, y cuando reaccionamos, salimos por el pasillo que estaba lleno de humo y oscuro”.

La explosión por acumulación de gas mató a Jorge y a dos perritos, tiró una barda completa del lado de Alzate, rompió las ventanas de los departamentos y por el impulso, el zaguán del domicilio salió proyectado hasta la parte trasera de un auto estacionado enfrente.

Los vecinos que reconstruyen lo que pasó ese domingo cuentan que su primer héroe fue un policía, cuyo nombre desconocen, que tras el estruendo se metió al edificio para sacar los tanques de gas que estaban en la planta baja. También recuerdan a los bomberos que ayudaron a una joven madre con su bebé en brazos a salir de la vecindad, y a los desconocidos que todos los días les llevan platos de comida.

Sin embargo, lo urgente para ellos es el dictamen oficial para que las autoridades los dejen pasar por su ropa, sus documentos, sus muebles. Los recientes 15 días estos vecinos han vestido ropa donada, cocinan en la calle con una estufa portátil, lavan sus platos con un tinaco que pocas veces tiene agua. Y también recuerdan con un altar con flores y fotos a su vecino Jorge y a los dos perritos Lany y Toby, que murieron durante la explosión.

El inmueble se tendría que demoler: Protección Civil. Al ser consultada por este medio sobre el estatus del inmueble, la encargada de Protección Civil de Cuauhtémoc, Cynthia Murrieta, declaró que es la procuraduría local la encargada de entregar el dictamen pericial la explosión en la vecindad y quien quitaría el acordonamiento.

“Ellos tienen que darnos el dictamen y nosotros checar con los vecinos las medidas que se tomarán.

“Por lo que tenemos entendido es que el inmueble no será apuntalado, sino posiblemente será demolido. Este inmueble ya estaba en riesgo, pero en este caso, fue un tanque de gas en malas condiciones el que detonó todo”, explicó.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos