Tras derrumbe empiezan obras de mitigación de riesgo

Se refuerza idea de que jardinera provocó el desplome: Protección Civil
Autoridades de Protección Civil ordenaron la remoción de escombros tras el derrumbe de la Plaza Artz; prevén que los trabajos duren dos días y que no generen afectaciones a inmuebles cercanos. Foto: LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL
14/07/2018
01:55
Andrea Ahedo
-A +A

[email protected]

Luego de realizar los primeros peritajes se ordenó la remoción de escombros para dar paso a las obras de mitigación en la Plaza Artz del Pedregal, cuya terraza colapsó este jueves, informó el secretario de Protección Civil, Fausto Lugo.

“Este retiro se hará de forma ordenada, con maquinaria especializada, precisamente por eso se hará una labor de mitigación de riesgos. En estos trabajos no se estima que haya ningún golpeteo y mucho menos que haya otra afectación adicional. Mientras se hacen estas labores no se va a permitir el acceso por la zona. Seguirá siendo sellado y una vez que concluyan los trabajos de mitigación, sobre todo en la parte que tenemos volada, una vez que veamos condiciones, hasta entonces, y con un tapial de por medio, permitiremos el acceso vehicular y posiblemente el peatonal”, dijo.

El funcionario explicó que se pidió a la empresa constructora de la plaza retirar los escombros con su maquinaria, obras que tardarán un aproximado de dos días, y una vez que estas concluyan se determinará la viabilidad de reabrir la lateral de la avenida Periférico.

Por otro lado, Fausto Lugo declaró que con base en el levantamiento de muestras que se realizó hasta ayer, la procuraduría capitalina determinó que el desplome de la terraza estuvo relacionado con la jardinera que se instalaba en el tercer piso: “Sí, se confirma que es un tema relacionado con la jardinera, que es probable, aquí no se puede hablar todavía de si existió un sobrepeso o no, porque lo que se está revisando si los cálculos consideraban ese peso”.

Los peritajes por parte de la procuraduría continuarán para determinar, a su vez, “el tema de los materiales, para ver si la resistencia de los materiales estaba diseñada para aguantar este peso”, dijo el secretario de Protección Civil.

Añadió que se investigará cada tramo de la plaza para confirmar el estado en el que se encuentra, y si hay más partes afectadas por el derrumbe: “Iremos analizando sección por sección, área por área de la plaza, para ir viendo si hay condiciones para ir aperturando otras áreas”.

Ayer también se presentaron empleados de la megaplaza para pedir autorización de pasar por las pertenencias que dejaron antes de desalojar el inmueble.

Cristina, una electricista que instalaba el alumbrado, explicó que antes del colapso ella y sus compañeros sintieron un bamboleo en la estructura y decidieron salir. Explicó que estaba planeado que los locales en los que se ultimaban detalles serían entregados hoy, y que pertenecían a una marca de ropa deportiva que ocupaba dos pisos del edificio.

Otro grupo de 15 personas, quienes dijeron ser comuneros de Magdalena Contreras, se manifestaron afuera de la plaza, pues aseguraron que desde que fue entubado el río Magdalena sus pueblos sufren de escasez de agua. Entonces, este cauce, al ser originario de sus tierras, debería primero servir a sus vecinos cercanos, dijeron.

Mantente al día con el boletín de El Universal