“Tendremos ley Chambeando Ando este año”

“Tendremos ley Chambeando Ando este año”

25/11/2019
00:11
Héctor Cruz
-A +A
Diana Sánchez Barrios no oculta su alegría, “la lucha de mi madre, que seguí desde que tengo uso de razón, está a punto de consumarse” y antes de concluir este año existirá una ley que beneficie a las más de 1.4 millones de familias dedicadas al comercio en la vía pública.

Diana Sánchez Barrios no oculta su alegría, “la lucha de mi madre, que seguí desde que tengo uso de razón, está a punto de consumarse” y antes de concluir este año existirá una ley que beneficie a las más de 1.4 millones de familias dedicadas al comercio en la vía pública.

Los 125 artículos de su iniciativa de ley de trabajadores no asalariados, mejor conocida como Chambeando Ando, es analizada por el Congreso local y, de respetarse los términos que establece la Constitución local, deberá ser aprobada en los próximos 15 días.

“No ha sido fácil, prepararla nos llevó alrededor de 10 meses, aunque en ella están plasmados más de 30 años de lucha de mi madre, quien siempre buscó que el comerciante en la vía pública dejara de ser criminalizado”, comenta a EL UNIVERSAL, que ha dado seguimiento a esta iniciativa desde el 1 de septiembre que la presentó ante el Congreso de la Ciudad.

La luchadora social asegura tener fe en que antes de concluir 2019 la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas del Congreso local, presidida por Nazario Norberto, la dictamine y luego el pleno la apruebe.

“Estaré muy pendiente de cómo vayan desarrollándose las reuniones, porque así me lo permite la Constitución, dado que mi iniciativa tiene el calificativo de preferente”, presume.

Recuerda que el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) votó a favor de validar las firmas que entregó, las cuales suman 0.42% del padrón electoral de la Ciudad de México y para que sea un iniciativa con carácter preferente la Constitución local establece que sea 0.25%, “por lo que rebasamos la meta de casi al dos por uno, eso nos tiene muy contentos.

“Cumplimos con todo lo que establece la Constitución. Entregamos la iniciativa el 1 de septiembre al Congreso local, junto con las firmas que iban en 38 cajas; el 10 de septiembre éste envió al Instituto Electoral capitalino las firmas, que posteriormente las turnó al INE, ambos validaron más de 32 mil de las firmas con que acompañamos nuestra iniciativa”, dice.

Con esto, ¿el Congreso local no tiene pretexto para iniciar el análisis de su iniciativa y elaborar el dictamen?

—Por supuesto. La Ley de Participación Ciudadana es muy clara, los diputados tienen 15 días, a partir de que les notificó oficialmente el IECM, lo cual ocurrió el sábado 9 de este mes. Fue algo histórico, porque todos los consejeros votaron en favor. Es un tema nuevo, pues la nuestra es la primera iniciativa con carácter preferente que se presenta en la Ciudad y en el país.

Sin embargo, Sánchez Barrios reconoce que hay desconocimiento sobre el tema, tanto en el Congreso local como entre la ciudadanía, “pero estuvimos ahí, muy cuidadosas, siempre al pendiente”.

Reveló que estará presente en todas las sesiones de discusión y análisis que ocurran en dicha comisión, que preside el diputado local de Morena Nazario Norberto Sánchez, dado que la ley así lo permite, no en voto, pero sí participar, vigilar y enriquecer el proyecto.

“Confiamos en los diputados, en el Congreso, sobre todo en los integrantes de la comisión, que van a tener muy buen ánimo, para reconocer esta iniciativa ciudadana, este marco jurídico que queremos darle al comercio popular en el espacio público y a los trabajadores no asalariados. La historia nos va a dignificar a todas y todos”, insiste.

Con esta nueva perspectiva del modelo de comercio en vía pública, “donde los [actores principales] hicimos autocrítica para consensuar y construir un tema de orden sin criminalización; orden, sobre todo, que es con lo que queremos ayudar a la Ciudad, queremos que la ciudad gané”, comenta sonriente.

Sin siquiera respirar, lo que denota su alegría, Sánchez Barrios destaca que la ley Chambeando Ando trae un marco jurídico muy amplio, 30 documentos internacionales que la avalan y la respaldan en derechos humanos.

“Proponemos la creación de un consejo para la toma de decisiones, para que las políticas públicas sean efectivas; es decir, un consejo donde esté el alcalde, los comerciantes, o quienes los representamos por alcaldía, y los vecinos, para tener transparencia en las resoluciones. Queremos una participación de puertas abiertas y efectividad en las políticas públicas”, soslaya.

Con su propuesta veremos un nuevo tipo de comercio en vía pública y del trabajador no asalariado, ¿pero qué beneficios para el comercio?

—Una es respetar los derechos humanos y reconocerles su trabajo, pues impulsamos el derecho a la salud, seguridad social, ordenamiento, capacitación y empoderamiento del sector. Lo mal aprendido, a veces, se desaprende —comenta la dirigente.

La capacitación y el empoderamiento van a ayudar, pero, sobre todo, va ayudar a una gobernabilidad, porque hablamos de horarios de trabajo, de zonas especiales de trabajo. Claro que reconoce lo que ya está, pero con un nuevo modelo de comercio, desde una perspectiva que sea tema de orden.

Como ciudadano

 ¿qué beneficios me trae esta ley?

—[Beneficia a] los ciudadanos y a todos, está ley propone tener una gobernabilidad en su totalidad, ponernos de acuerdo, el cómo convivir con el sector del comercio y que no aparezcan de la noche a la mañana en la puerta del vecino, porque de eso no se trata.

No buscamos que la Ciudad esté llena de comerciantes, sino reconocer lo que está, reordenarlo, cómo estos nuevos espacios de modelo de comercio deben de estar adecuados a su entorno. Sobre todo, que no se violen sus derechos humanos y laborales.

¿Estos comerciantes, con las medidas que establece en su propuesta, están dispuestos a pagar impuestos como cualquier asalariado?

—Por supuesto. Aunque siempre hemos pagado el derecho de piso, que es el Siscovip [Sistema de Comercio en Vía Pública] en las alcaldías. Es un cobro que nos hacen y todos los comerciantes deberían estar en él, pero no ocurre así.

A eso le apostamos, a tener transparencia para el destino de ese dinero. De allí la importancia de esta iniciativa, que regula a todos; por lo que, insisto, con ella ganamos todos, gana la Ciudad y ese es el propósito de nuestra propuesta: ser eficaces en todos los sentidos.

Al cuestionarle qué razón tendría una lideresa como ella, como su mamá o como los de las otras organizaciones si los ambulantes harán sus pagos directamente a la alcaldía o al Gobierno, incluso durante años esos líderes eran los principales opositores de que se normará la actividad, Diana Sánchez niega que pudiera ocurrir.

“Hay evidencias que desde hace más de 30 años ha existido el propósito de normar esta actividad. Mi madre fue una de ellas, que procuró regularizar el comercio. Cuando tienes realmente un liderazgo y buscas beneficios para quienes representas, te lleva a un reconocimiento social legítimo” soslaya.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios