20 | FEB | 2019
Foto: Lucia Godinez / EL UNIVERSAL

Historia. Por temor a que colapse su edificio, Maricela pasa la noche en albergue

20/09/2017
20:12
Donovan Kremer y Phenélope Aldaz
-A +A
Maricela Gracía, de 63 años, decidió acudir al Deportivo Benito Juárez, dispuesto como albergue, pues su departamento tenía cuarteaduras y recordó el sismo de 1985

“Las heridas se vuelven a abrir”, dijo Maricela García de 63 años, quien decidió pasar la noche en el albergue que instaló la delegación Benito Juárez pues, a raíz del sismo de este martes, su departamento presentó cuarteaduras. La mujer recordó el sismo de 1985.

Este martes 19 de septiembre, Maricela volvía del trabajo a su departamento ubicado al octavo piso de un edificio que se ubica en Ixcatiopan 222, colonia Santa Cruz Atoyac, alrededor de la una de la tarde. Se estaba cambiando de ropa cuando sintió cómo las paredes de su casa comenzaron cimbrar.

“Vi cómo la mesa, los muebles y mis cuadros se mecían de un lado a otro violentamente, y yo junto con ellos. Traté de ponerme a salvo en algún lugar porque ya no me dio tiempo de bajar, apenas pude llegar a la salida de mi departamento”, narra. 

Cuando pasó el temblor, Maricela se vistió rápidamente, se llevó a su perro que se escondió bajo la cama y desalojó la habitación.

Mientras bajaba se percató que al interior del edificio se hallaban fisuras en casi todos los pisos: “En el mío había grietas que cruzaban en diagonal las paredes, sabía que se dañó gravemente”.

Por eso, Maricela decidió acudir al deportivo Benito Juárez, dispuesto como albergue, pues había peligro de derrumbe en la zona de su vivienda.

Desde temprano, este deportivo estaba atiborrado de personas, algunas que buscaban un techo y comida, otras que acudían voluntariamente a servir en trabajos de recolección, empaquetamiento, atención a las personas y transporte de cualquier cosa que fuese necesaria y urgente.

“¡Manos, faltan aquí manos!”, decían las personas que pasaban en cadena alimentos, contenedores de agua, cobijas, productos de higiene y medicamentos que llegaban en camionetas provistas por ciudadanos para apoyar a los refugiados.

Adentro, algunos niños eran atendidos por psicólogo,  en un cubículo destinado en el pasillo que conecta a la entrada de la cancha, en donde había cientos de colchonetas para dormir.

“No quieres ir a jugar”, así los persuadían para que fueran a ser monitoreados por expertos.

Otros tantos voluntarios se sumaron a una cocina provisional para preparar y repartir platos de comida, aguas de sabores y electrólitos.

Maricela dijo sentirse muy agradecida con el apoyo de todos estos capitalinos.

2 MIL 510 PERSONAS EN ALBERGUES

Unas 2 mil 510 personas han acudido a alguno de los 49 albergues que se habilitaron en la Ciudad de México, tras el sismo de este 19 de septiembre.

De esta cifra, 71 personas (13 hombres y 8 mujeres) tienen alguna discapacidad y 220 son menores de edad (90 niños y 130 niñas).

En los albergues también se han recibido a 42 mascotas entre ellos perros, gatos, pájaros, peces, incluso un conejo y una iguana.

Con forme avance el día, se espera que la cifra de personas que pernocten en los albergues aumente.

afcl

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios