21 | OCT | 2019
Entérate. Las bandas de secuestradores que han azotado a México
FOTO: ARCHIVO. EL UNIVERSAL

Entérate. Las bandas de secuestradores que han azotado a México

11/06/2019
03:34
Luisa García Valenzuela
-A +A
Entre el modus operandi de estas organizaciones delictivas está el mutilar alguna parte del cuerpo, con el fin de presionar a la familia de la víctima y pagar por el rescate

EL UNIVERSAL hace un recuento desde la década de los 90 de las bandas criminales dedicadas al secuestro, las cuales han lacerado la seguridad y tranquilidad principalmente en la zona central del país.

El Mochaorejas

Al inicio de la década de los 90 el nombre de Daniel Arizmendi López, alias “El Mochaorejas”, cobraría fama.

Arizmendi López inició su vida criminal robando autos, posteriormente incursionó en el secuestro como forma rápida de ganar grandes cantidades de dinero.

Su apodo, “El Mochaorjeas” destacó entre los criminales en aquella década, pues su modo de operar se caracterizaba en mutilar una de las orejas de la víctima y enviarla a sus familiares, y así ejercer presión en el pago de su rescate.

El primer secuestro que realizó fue en 11 de junio de 1995, su víctima Martín Gómez, por quien solicitó un millón de pesos, pero la familia negoció pagar 350 mil.

La primera mutilación que efectúo fue el 7 de diciembre de 1995, luego de mantener dos meses privado de la libertad a Leobardo Pineda, dueño de unas bodegas de Ixtapaluca.

Arizmendi López tomó unas tijeras y le cortó una oreja, para dejarla afuera de la casa de Leobardo Pineda y presionar a su familia para que pagara el dinero acordado.

Fue hasta agosto de 1998, cuando elementos de la policía judicial del Estado de México detuvieron a Daniel Arizmendi López en Naucalpan.

Arizmendi, fue sentenciado a 393 años de prisión el 22 de agosto de 2003, por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, delincuencia organizada, posesión de armas de fuego y homicidio.

Los Rojos 

Esta banda era integrada por lo menos por 11 individuos, cuyo jefe era Jesús Nava Romero, “El Rojo” y operaban en la Ciudad de México, Estado de México y Guerrero.

Su modus operandi se caracterizaba por la combinación del secuestro y la extorsión, así como la utilización de teléfonos celulares y casetas telefónicas para contactar a las familias de las víctimas y negociar el rescate.

“Los Rojos” cobraban los rescates en el estado de Guerrero, tras liberar a sus víctimas continuaban extorsionándolas mediante llamadas telefónicas con amenazas más violentas.

De acuerdo a las denuncias, “Los Rojos” acostumbraban a interceptar a sus víctimas con lujo de violencia a bordo de vehículos, para después trasladarlos a otras unidades y llevarlos a una casa de seguridad donde permanecían de 15 a 45 días en promedio.

Una de las víctimas de esta banda criminal fue Silvia Vargas Escalera, hija del expresidente de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Nelson Vargas, quien fue secuestrada el 10 de septiembre de 2007 cuando se dirigía de su casa al colegio Alexander Bain en Las Águilas.

Silvia fue plagiada en presunta complicidad con su chofer, Óscar González, presunto integrante del grupo de plagiarios Los Rojos.

Fue hasta el 11 de diciembre de 2008 que se confirma que los restos hallados en un domicilio de Tlalpan corresponden a los de la joven Silvia, al día siguiente los restos son entregados a sus familiares.

Para abril de 2009 un juez ordena formal prisión para Martín Enriquez Monroy y Jorge Luis Terón Oela, responsables de plagiar a la joven.

Banda "La Flor"

Durante el mandato de Marcelo Ebrard, como jefe de Gobierno y de Miguel Ángel Mancera al frente de la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, en 2008 fueron detenidos cuatro integrantes de la banda de secuestradores “La Flor”.

Esta banda criminal se caracterizaba por dejar flores en los cadáveres de las víctimas o bien, enviar flores a los familiares.

En 2009 la banda fue señalada de realizar al menos ocho secuestros en agravio de 14 víctimas y seis homicidios, incluyendo a Fernando Martí de 14 años, hijo del empresario Alejandro Martí.

El menor Fernando Martí fue secuestrado el 4 de junio de 2008, cuando iba a la escuela acompañado de su chofer Jorge Palma y su escolta Cristian Salmones.

Su cuerpo fue hallado el 31 de julio en la cajuela de un automóvil en la colonia Villa Panamericana, en Coyoacán

Los detenidos vinculados al secuestro del menor fueron los hermanos Israel y Noé Cañas Ovalle; Marco Antonio Moreno Jiménez, Fernando Hernández Santoyo, José Luis Romero Ángel, Lorena González Hernández y Sergio Humberto Ortiz Juarez.

Los Petriciolet

Esta organización criminal se caracterizó por secuestrar a las víctimas en compañía de su chofer o escolta, a los que asesinaba o abandonaba en la vía pública, como medida de presión para el cobro de rescate.

Esta banda criminal tenía como área de operación la zona metropolitana de la Ciudad de México.

Los Petriociolet estaban relacionados con la banda Los Tiras, bandas que en conjunto realizaron 22 secuestros con un total de 36 víctimas, de las cuales 10 eran menores de edad y ocho fueron ejecutadas.

Cabe destacar que la banda Los Tiras fueron quienes plagiaron a Laura Zapata y Ernestina Sodi el 22 de septiembre de 2002.

En septiembre de 2009 fue detenido en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, Abel Silva Petriociolet, líder de la banda de secuestradores.

Los Tolmex

En 2012 la Policía Federal desmanteló a la banda de secuestradores conocida como Los Tolmex, la cual operaba desde 2010 en el Estado de México y la CDMX.

Esta banda se caracterizaba por mantener a sus víctimas cautivas en una jaula.

Entre los seis integrantes detenidos, estaba la hermana menor de la ahora senadora panista Xóchitl Gálvez Ruiz, Jaqueline Malinali Gálvez Ruiz de 42 años, quien fue detenida junto con el líder de la banda Leonardo Sales Andrade, El Tolmex.

Después de privar de la libertad a sus víctimas, este grupo criminal las trasladaban a una casa de seguridad, donde en algunos casos las mutilaban y realizaban videos o grabaciones de audio para que los cautivos enviaran mensajes a sus familias, y así ejercer presión psicológica.

Según la asociación Alto al Secuestro en su último reporte nacional detalla que durante el primer cuatrimestre de 2019 se han registrado 826 secuestros, con un total de 972 víctimas y 720 detenidos.

Siendo los estados de Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Puebla y Tamaulipas las entidades con mayor incidencia.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios