Colapsa edificio dañado por sismo de 1985

Habitantes de la unidad 86, en la Morelos, esperan que el Invi los apoye

Habitantes del edificio dañado expresaron que la necesidad e inseguridad los llevó a vivir afuera del inmueble en lo que se resuelve su situación. (DONOVAN KREMER. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 15/10/2017 01:07 Donovan Kremer/Clínica de Periodismo Actualizada 01:58
Guardando favorito...

El edificio número 86, ubicado en la calle Constancia, en la colonia Morelos de la delegación Cuauhtémoc, que resultó afectado desde el terremoto del 85, está vez no soportó el sismo registrado el 19 de septiembre y ahora los vecinos que viven allí esperan desde afuera en un campamento a que el inmueble sea demolido.

Hace 32 años la estructura del edificio quedó dañada, sin embargo, 65 familias del barrio de Tepito decidieron alojarse allí, a pesar de que la propiedad fue expropiada por el gobierno federal para derribarlo.

Ana María Aguilar, líder de la organización Unión de Vecinos, apoyó a los habitantes para que vivieran ahí, mientras aseguró que el Instituto de Vivienda (Invi) de la Ciudad los agregará al programa de vivienda nueva para personas de bajos ingresos.

La intención de Ana fue que reconocieran a los inquilinos de dicho predio, pues en determinado momento, no se les quería reconocer, y si la obra se reconstruía, las familias se quedarían sin casa, expuso.

Luego del 19-S, el edificio no aguantó más y los techos de algunos departamentos se cayeron, los muros se partieron y algunas escaleras que conectan con un patio interior, se desprendieron.

Del total de las familias residentes, 14 montaron un campamento desde el 20 de septiembre afuera del inmueble para refugiarse y esperar a que alguna autoridad revisara el estado del inmueble, comentó Marlem Martínez, damnificada.

Hace cinco días, Protección Civil acompañado de personal de Directores Responsables de Obras (DRO) asistió para examinar el edificio y dictaminó que es inhabitable. Algunas familias, la mayoría lideradas por mujeres, recibieron 4 mil pesos por el Invi, el caso de Marlem.

Sin embargo, “la necesidad e inseguridad de perder nuestras casas nos hace quedarnos”, lamentó Yuritzi Arellano, quien vive con su tía Marlem a la intemperie. “Hemos buscado lugares donde rentar, pero con el dinero que nos dieron no nos alcanza. Un departamento con dos cuartos está en 5 mil 200 pesos”.

También, “si no nos vamos es porque queremos que a cada una de las 65 familias que habitan aquí reciban su vivienda después de la demolición del predio, que el Invi ya había proyectado mucho antes del sismo”, dijo la líder de vecinos.

En su página, la delegación Cuauhtémoc tiene registrado este edificio en el listado de inmuebles en riesgo, y en la plataforma que dio a conocer el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que hasta ahora presenta problemas, no aparece.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios