Capturan a presuntos plagiarios en Metro Guelatao

SSP y PGJ difieren sobre desaparición de una menor de 13 años; una dice que fue plagio y la otra que huyó con su novio

Metrópoli 02/08/2018 01:14 Eduardo Hernández Actualizada 01:14

[email protected]

Difieren la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia, ambas de la Ciudad de México, sobre la desaparición de una menor de 13 años en la delegación Iztapalapa.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX), Raymundo Collins Flores, informó que ayer por la tarde, en la estación Guelatao, policías auxiliares atendieron la solicitud de apoyo de una mujer en calzada Ignacio Zaragoza y avenida Guelatao, Unidad Habitacional Ejército de Oriente.

La denunciante manifestó que fue citada en esa estación de la red del Metro por desconocidos para entregar 50 mil pesos en efectivo como pago por el rescate de su hija menor de edad, quien fue raptada desde el viernes 27 de julio pasado.

En respuesta, los uniformados capitalinos esperaron el momento adecuado para detener a Víctor “N”, de 44 años, y a Karina “N”, de 39, como los posibles responsables del ilícito.

Aseguró que en el lugar fue localizada la menor de 13 años 11 meses de edad, misma que fue entregada a sus familiares.

Sin embargo, la procuraduría capitalina informó que no se trató de un secuestro, si no que la menor estaba con su novio de 18 años desde el 23 de julio, pero los padres de su pareja no estuvieron de acuerdo con la acción.

Destacó que fue ayer cuando los padres del joven decidieron llamarle por teléfono a los familiares de la adolescente para acordar su regreso a casa, pues el joven no se podría hacer cargo de los gastos del menor.

La dependencia detalló que la madre ya había hecho una denuncia ante el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea), pero ayer que recibió la llamada de los padres del novio consideró que se trataba de un secuestro.

Al llegar al Metro Guelatao, la madre de la menor solicitó ayuda de la policía que trabajaba en la estación, cuando se encontraron con los padres del joven de 18 años, incluso hubo golpes.

Los uniformados detuvieron a las personas que tenían a la menor y los trasladaron a la agencia del Ministerio Público. Pero al hablar con la niña de 13 años, se aclaró la situación; comentó que ella quería estar con su pareja y por tal motivo se mudó con él, refirió que nunca estuvo privada de su libertad.

Ante el agente del Ministerio Público, la familia de la menor consideró no formular una denuncia formal en contra de los padres del novio.

Comentarios