06 | DIC | 2019
Caminó a la reja del estacionamiento, se ató un cable al cuello y se ahorcó
Foto: Cuartoscuro

"Caminó a la reja del estacionamiento, se ató un cable al cuello y se ahorcó"

16/02/2019
19:46
Ciudad de México
Andrea Ahedo y Khalid Osorio
-A +A
Alan, de 37 años de edad, se suicidó durante la madrugada en la calle de Humboldt, en el Centro; versiones de sus amigos apuntan a que el hombre discutió con su esposa el día anterior a su muerte

CDMX.- Alan vivía con su esposa Yoselin en la avenida Juárez y calle Humboldt, en el Centro de la Ciudad. Esta madrugada, mientras sus amigos y su pareja dormían, él caminó hacia la reja de un estacionamiento y se ató un cable alrededor del cuello.  

Al hombre de 37 años todos sus amigos en condición de calle le decían “Chagoyán”, por su apellido. Para ganarse algunos pesos, vendía dulces a los automovilistas mientras el semáforo de la avenida Juárez marcaba el rojo.

El Día del Amor y la Amistad transcurrió normal para él y para Yoselin, pero 24 horas más tarde, Alan discutió con su esposa, de 28 años de edad. En algún momento, el hombre le advirtió a su mujer que no lo dejara o que de lo contrario se suicidaría.

Esos gritos fueron escuchados por sus amigos, quienes hoy lamentan su muerte, pues ninguno reparó en que “Chagoyán” cumpliría su amenaza. Hoy, a las 05:00 horas, los policías del sector Revolución que patrullaban las calles vieron al hombre, sentado en una banqueta de Humboldt, recargado en la reja de un estacionamiento.

Un agente bajó del vehículo y le habló, pero el hombre no respondía. Los oficiales pensaron que Alan estaba muerto y para confirmarlo llamaron a los paramédicos.

A las 5:30 horas llegó una ambulancia de la Cruz Roja y el personal se acercó al hombre para afirmar que éste se había ahorcado.

Como parte del protocolo, los agentes acordonaron el área y esperaron a que peritos llegaran para llevarse el cuerpo. Mientras éstos vigilaban la zona, Yoselin intercambió palabras con ellos y les contó que, al parecer, Alan estaba deprimido.

Pasaron los minutos y un vehículo, conducido por personal de la Procuraduría capitalina, se llevó el cadáver de “Chagoyán” a un anfiteatro. Luego, pasaron las horas y los amigos del hombre continuaron con su vida en la calle.

Uno de ellos leía el periódico acostado, otra mujer dormitaba entre las cobijas y los demás platicaban o caminaban. Hablaban de Alan sólo cuando se les preguntaba. Un muchacho contó que el fallecido era vendedor, mientras que otros contaron la pelea del día anterior; los comerciantes dijeron no haberse enterado de lo sucedido.

Por la tarde, cuando el cordón de precaución que colocó la policía ya no estaba, lo único que podía dar una pista de que enfrente de la reja había fallecido una persona, era una vela que alguien colocó.

Mientras tanto, en la Coordinación Territorial de Cuauhtémoc se abrió la carpeta de investigación CI-FCH/CUH-1/UI- 1S/D/00285/02-2019 por el delito de homicidio culposo por otras causas.

etp

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios