X

Viven con alegría desfile de muertos

Cerca de 807 mil personas asisten a la megaprocesión en Reforma; a pesar de la lluvia, disfrutan el recorrido de 12 carros alegóricos

Desfile de Día de Muertos
Entre carros alegóricos, calaveras, música, lluvia y ráfagas de aire frío, más de 800 mil personas fueron testigos del Megadesfile del Día de Muertos, que partió de la Estela de Luz al Zócalo capitalino. FOTOS:GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL
Metrópoli 03/11/2019 02:26 Kevin Ruiz y Axl Chimal Actualizada 05:23
Guardando favorito...

Entre carros alegóricos, calaveras, música, lluvia y ráfagas de aire frío, cerca de 807 mil personas fueron testigos del Megadesfile del Día de Muertos, que partió de la Estela de Luz al Zócalo capitalino.

Por tercer sábado consecutivo, el Paseo de la Reforma se convirtió en fiesta durante una megaprocesión, la cual, en comparación con el desfile de catrinas, la gente se vio más animada, con cámaras y celulares en las manos, pidiendo un poco de humo de copal sobre sus rostros.

desfile-cdmx-eluniversal_1.jpg
Personajes como José José, Juan Gabriel, El Santo y Blue Demon engalanaron el megadesfile a bordo de autos antiguos. Foto: ESPECIAL
 

Las vallas metálicas sirvieron para que muchas personas pudieran tomar buen lugar sobre esta avenida histórica, y no amontonarse como ocurrió con el desfile de las catrinas, en donde personal de protección civil tuvo que desalojar a las personas para el paso de los artistas.

En punto de las 13:00 horas, partieron de la Estela de Luz cerca de 3 mil 500 artistas, quienes conformaron 29 comparsas y fueron acompañados por 12 carros alegóricos. Justo a esa hora, el secretario de Cultura local, José Alfonso Suárez del Real, quien comenzó a narrar para contextualizar las diferentes secciones en las que estuvo dividido el desfile.

“El viento y la lluvia nos acompañan a todo lo que da”, dijo el secretario de Cultura local, cuando la lluvia comenzó a arremeter contra los espectadores, quienes tapados o no, con paraguas o capas protectoras, se acodaron sobre las vallas para no perderse un instante del espectáculo.

desfile-cdmx-eluniversal_2.jpg
Entre gritos y aplausos, miles de asistentes observaron los carros alegóricos como el que recordó a la película Macario. Foto: ESPECIAL
 

Suárez del Real presentó cada una de las comparsas con algún dato histórico, quiénes son los participantes y de dónde vienen, “se oye, se siente, se baila la comparsa número 16 del colectivo El Volador que nos recrea este México del Salón Calavera en donde el mambo era la música más socorrida”, dijo el funcionario y todos comenzaron a mover la cabeza al ritmo de las melodías.

A la vanguardia del desfile, una figura gigante se impuso por su tamaño. Portaba un vestido dorado con detalles verdes y un penacho rojo decorado con cráneos, el cual sobresalía sobre el techo plomizo y la neblina.

El carro alegórico de la representación de la diosa Mictecacíhuatl, guardiana del Mictlán, con la mirada recta, marcaba el rumbo del recorrido; la gente prestaba atención a sus manos que sostenían dos calaveras. Esta ofrenda fue elaborada por el colectivo Nuuch Ch’Up.

Detrás de él, decenas de danzantes rindieron homenaje al camino a Mictlán, durante el 2 de noviembre, Día de Muertos, y la principal calzada para ese tributo a las ánimas, otra vez fue el Paseo de la Reforma.

desfile-cdmx-eluniversal_3.jpg
Las estatuas vivientes de barro, que representan los nueve planos del Mictlán, fueron obra de alumnos de la UNAM.
 

Con gritos y aplausos, miles de asistentes observaron con atención los carros alegóricos y a los artistas que los acompañaban. Nadie quería perderse ningún detalle, por lo que fueron movilizándose conforme a la procesión hasta su llegada al Zócalo.

“Voy hacia allá porque igual y encuentro menos gente y los podré ver mejor”, dijo Jorge, quien caminó con su novia apresuradamente sobre Paseo de la Reforma. Algunos pusieron bancos desplegables de madera para estar cómodos.

Por la esquina de Bucareli, la gente aprovechó a que llegaran los personajes, para poder resguardarse varios minutos de la lluvia, y un hotel de Reforma les sirvió de guarida. Hasta que de nueva cuenta, el penacho rojo del carro alegórico de la diosa, marcó el sendero hacia la Plaza de la Constitución. Frente a El Caballito hizo una pausa de varios minutos, hasta ahí el recorrido se acompaño de danza y música de tambora, rondallas, bailarines y figuras míticas.

desfile-cdmx-eluniversal_4.jpg
La diversidad de los bailes fue del agrado de los espectadores, algunos de los cuales viajaron desde el Estado de México para presenciar el desfile.
 

El Chapulín Colorado, El Santo y Blue Demon también engalanaron el megadesfile a bordo de autos antiguos. Ahí pasaron los actores personificados de los cantantes José José y Juan Gabriel.

Casi inadvertido, El Príncipe de la Canción hizo su aparición, pues la carroza fúnebre que trasladó los restos del cantante fue la última parte del desfile que transitó a lo largo de Paseo de la Reforma.

Mayra Cano, despidió al Príncipe y, junto con los 11 familiares que la acompañaban, partió hacía su hogar en Cuautitlán Izcalli, “estamos mis hijos, primos, sobrinos y a todos nos encantó, estuvo buenísimo, valió la pena el viaje, mucha diversidad, mucho baile, cosas muy padres, la lluvia estuvo rica, no impidió que nos divirtiéramos”, dijo.

Dos horas después los carros y artistas llegaron al Zócalo capitalino, donde la gente, eufórica, aplaudió, gritó, se tomó fotos y luego se marchó.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal
Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones