El danés Martin Markvardsen y su fascinación por el whisky escocés

La pasión y gran conocimiento del danés Martin Markvardsen por el whisky, lo llevó a ganarse el respeto de los escoceses, es un digno guardían y embajador de dicho destilado

Martin Markvardsen
Foto: Cortesía
Menú 11/09/2020 14:43 Raquel del Castillo García Raquel del Castillo Actualizada 23:23
Guardando favorito...

Música, boxeo, viajes y whisky son la combinación ideal de trabajo para Martin Markvardsen, un danés que gracias al trabajo con destilados escoceses tuvo la oportunidad de seguir conectado con sus ancestros y la cultura báltica. “Las dos cosas van bien, no puedo negar que compito con los locales para tener una posición respetable, eso me lo he ganado con el conocimiento que transmito y demostrando mi profunda pasión por mi trabajo”, comenta el embajador de Highland Park, una destilería escocesa que acaba de llegar a México. 

alcoholic-1850052_1920.jpg

El respeto de sus colegas se lo ganó por abrir mercado en países en donde antes no se vendía whisky. “Lo introduje en Estonia, Lituania y Finlandia por mencionar algunos, lugares en donde el vodka es el favorito”, cuenta Martin, con esta acción se hizo acreedor a ser nombrado en el 2009 es uno de los llamados Keepers of the Quaich, la sociedad más vieja y prestigiosa de Escocia que reconoce a aquellos que tienen un compromiso excepcional con el whisky.

Leer también: Recetas para cocinar con whisky
 
En cuanto a la música, ha perfilado ciertos blends con canciones y grupos. Tal es el caso de Dark Origins, un whisky añejado en barricas de roble europeo y americano que en su primer uso fueron para guardar jerez. De acuerdo a Markvardsen, la pareja perfecta es Fleetwood Mac. O bien, Hjärta, un whisky de 12 años de añejamiento edición limitada para el mercado escandinavo, esta etiqueta la emparejó con Led Zeppelin y su sencillo Whole Lotta Love lanzado en 1969. “Siempre me cuestiono lo que siento al tomar un whisky, lo que escucho además del clima, todo eso me hace entrar en mood”, explica. 

highland_park_en_mexico.jpg

Otro elemento que siempre está presente con el whisky es la comida ya sea para maridaje o como un ingrediente en algún gravy para carnes rojas. “No todo es vino, el whisky, su diversidad de notas sensoriales enriquece la experiencia de manera armoniosa porque no opaca a la comida”, explica el también instructor de boxeo. 
“Cuando voy a un restaurante le presento la botella al chef para que se inspire y prepare algo, en Escocia eso es válido. Lo que mejor le va a las notas ahumadas de Highland Park son los mariscos, las ostras, el salmón y los asados de carne roja así como la cocina asiática porque su perfil agridulce y las hamburguesas”, describe. “En mi último viaje a Hong Kong lo experimenté con sopas y cosas fritas, fue una locura”, finaliza. 

Temas Relacionados
whisky destilados martin markvardsen
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones