Grafitis novohispanos: patrimonio histórico

Cultura 25/09/2015 17:59 Actualizada 20:45

Según los arqueólogos Elías Rodríguez Vázquez y Pascual Tinoco Quesnel, quienes desde hace varios años se han dedicado a documentar este tipo de manifestaciones, existen conventos en el Estado de México, Morelos, Hidalgo, incluso en Chiapas, cuyas paredes y rincones esconden graffitis. FOTO: Ariel Ojeda/EL UNIVERSAL.

Éstos revelan figuras y escenas de la vida cotidiana, de las costumbres, rituales y pensamientos de los habitantes de la época novohispana. El caso que estos arqueólogos han documentado hasta ahora con mayor profundidad es el del ex convento franciscano de Tepeapulco, en Hidalgo. FOTO: Tomada del libro "Graffitis novohispanos de Tepeapulco. Siglo XVI".

Lúdicos, expresivos, a veces irreverentes, esos grafitis novohispanos tallados con objetos punzocortantes recrean desde fiestas rituales, como las de Corpus Christi con sus mojigangas, caballeros, toreros, palos voladores, castillos pirotécnicos, procesiones de santos y vírgenes, hasta ejecuciones por practicas de brujería y escenas de sexo. FOTO: Tomada del libro "Graffitis novohispanos de Tepeapulco. Siglo XVI".

Al tratarse de ilustraciones clandestinas, poco se sabe sobre las manos que las habrían trazado, probablemente para dejar registro del momento o para expresar sus ideas. FOTO: Tomada del libro "Graffitis novohispanos de Tepeapulco. Siglo XVI".

Por mucho tiempo, explican los investigadores, estas figuras han pasado desapercibidas a la vista de los visitantes, por el mal estado de conservación en que se encuentran. "Son dibujos vulnerables que hay que proteger y que no se les ha dado el valor histórico", dice Tinoco Quesnel. FOTO: Tomada del libro "Graffitis novohispanos de Tepeapulco. Siglo XVI".