Toda una vida dedicada a la delincuencia organizada

Se inició en el crimen con La Familia Michoacana, luego fundó su propia banda

Toda una vida dedicada a la delincuencia organizada
El R busca controlar el huachicoleo en Tula-Tepeji. Foto: ESPECIAL
Estados 02/12/2021 02:40 Carlos Arrieta / Corresponsal Actualizada 07:40
Guardando favorito...

Morelia.— José Artemio Maldonado Mejía —El Michoacano, El R o El Rabias— es originario de Uruapan, Michoacán, donde inició su carrera con el Cártel de La Familia Michoacana.

Es líder fundador del grupo criminal autodenominado Los Michoacanos y/o Pueblos Unidos, el cual opera en Hidalgo y —de acuerdo con autoridades locales— se dedica al secuestro y la extorsión.

Su ficha criminal señala que su objetivo es controlar las actividades de robo de combustible en la región Tula-Tepeji.

El pasado 26 de noviembre fue detenido en Texcoco, Estado de México, por elementos de las Unidades Especializadas en Combate al Secuestro y la Policía Ministerial Federal, como presunto responsable de secuestro y homicidio; además, con varias averiguaciones por determinar en otros estados.

El R fue trasladado al penal de Tula, Hidalgo, donde ayer tenía su primera audiencia.

Otras fugas

En 2015, José Artemio Maldonado Mejía ya había sido capturado y ayudado a fugarse de prisión; en esa ocasión fue en Uruapan, Michoacán.

Informes policiales indican que El Michoacano fue detenido en febrero de ese año por elementos de la Fuerza Rural (otrora autodefensas), durante un enfrentamiento. Posteriormente, fue ingresado al Centro de Readaptación Social Eduardo Ruiz, de Uruapan.

Desde el interior del penal, El Michoacano contrató a cuatro hombres del exterior para que lo ayudaran a fugarse, a cambio de 100 mil pesos para cada uno.

Maldonado Mejía fingió problemas de salud y su defensa logró que fuera trasladado a un hospital. Una vez en el centro de salud, los cuatro sujetos contratados desataron una balacera para rescatarlo.

Informes de seguridad revelan que El R operó como lugarteniente del Cártel de Los Caballeros Templarios en Uruapan, pero una vez que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tomó el control de ese municipio, huyó del estado y se refugió en el estado de Querétaro.

Posteriormente, El Michoacano tomó el control de la actividad delictiva en algunos municipios de Hidalgo y el Estado de México, donde formó su propia organización criminal.

Guardando favorito...
 

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones