Reciben a AMLO con distintas protestas en Acapulco

En la visita del Presidente protestaron comerciantes, ambulantes, prestadores de servicios turísticos, músicos, burócratas, médicos, universitarios, campesinos y hasta jóvenes rechazados de las universidades

Reciben a AMLO con distintas protestas en Acapulco
Foto: Pedro Villa
Estados 14/08/2020 18:09 Arturo de Dios Palma Actualizada 19:22

Chilpancingo.- La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Acapulco, provocó protesta por todos lados: protestaron los comerciantes, ambulantes, prestadores de servicios turísticos, músicos, burócratas, médicos, universitarios, campesinos y jóvenes rechazados de las universidades.

Le pidieron de casi todo: apoyos económicos, les permitieran trabajar en las playas, basificaciones, que no les cobren el ISR, hasta la destitución de la alcaldesa de Acapulco, su compañera de partido, Adela Román Ocampo.

El presidente llegó a Acapulco la tarde del jueves. La gira comenzó con la mañanera. La conferencia no terminaba cuando prestadores de servicios turísticos ya protestaban en la puerta de la Octava Región Naval.

Estos trabajadores se plantaron en la puerta para el presidente escuchara su petición: que les permitan trabajar en las playas y que no les retiren sus muebles, sus casetas como están ocaurriendo en algunos puntos de la bahía.

Afuera de la Base Naval también lo esperaban trabajadores eventuales de la Secretaría de Salud para pedirle que los contratara, que su gobierno absorbiera sus plazas porque el gobierno del estado no lo ha hecho pese a que unos tiene hasta 20 años trabajando.  

Las protestas más intensas estaban en el Parque Papagayo, donde López Obrador supervisó su remodelación. Eran unos mil protestando. Estaban trabajadores de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) que pidieron que el SAT no les cobre por el ISR, porque eso implica una disminución de un 30 por ciento en su salario.

Juntos a ellos, estaban los trabajadores del ayuntamiento de Acapulco por la misma causa: la merma de sus salarios por el cobro del ISR.

Estaban los músicos, que por la pandemia se canceló de todo tipo de celebración y, sin fiestas, ellos no tiene trabajo. Le pidieron apoyos económicos o despensas.

En el Parque Papagayo también lo esperaban más médicos y campesinos que exigían la entrega del fertilizante y más apoyo para las actividades agrícolas.

También llegaron estudiantes que fueron rechazados en la Uagro, pedían más espacios, más oportunidades.

Otro grupo de prestadores de servicios turísticos lo esperaba también en el Parque Papagayo. Fueron los más intensos: intentaron dar el portazo y entrar para pedirle ayuda de cerca a López Obrador. Al final se controlaron cuando el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez, salió a atenderlos.

Su intensidad es proporcional a su desesperación: ellos son de los más afectados con las medidas restrictivas de la pandemia. Tres meses estuvieron sin atender a ningún turista. Ellos son de los que viven al día, de los que si no trabajan no comen.

Y ahora que comenzaron a regresar los turistas, el gobierno federal comenzó a limpiar las playas de muebles y casetas que,  en muchos casos, son las herramientas de los prestadores de servicios.

La gira de López Obrador en Acapulco no pudo terminar de otra forma. Tuvo que salir por la parte de atrás del Parque Papagayo ante las numerosas protestas pero hasta allá lo alcanzaron.

Por momentos, un grupo de manifestantes detuvo la camioneta donde el presidente se trasladaba al aeropuerto para tomar el avión de regreso a la Ciudad de México: le pidieron, otra vez, de todo, hasta la renuncia de la alcaldesa Adela Román.  

vare/rcr

Comentarios