Suscríbete

Muxes celebran primera vela después del terremoto en Juchitán

El festejo de las "Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro" cumple 43 años de realizarse en ese municipio de Oaxaca

Muxes celebran primera vela
Foto: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL
Estados 18/11/2018 17:26 Roselia Chaca / Corresponsal Oaxaca Actualizada 19:46

Juchitán de Zaragoza, Oax.- Con una misa en la iglesia provisional de San Vicente Ferrer, los integrantes de la comunidad Muxe arrancaron ayer por la tarde las actividades de los 43 años de la tradicional e internacional Vela de las "Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro", una fiesta para celebrar la diversidad entre los zapotecas del Istmo.

En la ceremonia oficiada por el párroco Lucio Martínez, asistieron los mayordomos, las reinas de las festividades y los miembros de la sociedad; el cura les pidió seguir propiciando la hermandad y celebrar la vida con respeto, sobre todo después de la tragedia que enlutó a familias de Juchitán.

Al terminar la misa, los integrantes de la comunidad homosexual recorrieron las principales calles de la población hasta la casa del mayordomo, acompañados de una banda de música tradicional.

Por la noche se efectuó la tradicional Vela, donde fue coronada la reina Mayté I. La velada concluyó la madrugada de este domingo.

Esta es la primera Vela –fiesta popular de la región del Istmo de Tehuantepec-- en forma que se realiza en la ciudad de Juchitán después del terremoto del 2017, pues el pueblo guardó luto por la tragedia.

El año pasado, la comunidad Muxe fue la primera en suspender su evento anual por respeto y por no existir las condiciones para recibir a visitantes extranjeros y nacionales.

whatsapp_image_2018-11-17_at_23.17.03_0.jpeg Foto: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL

Vela muxe, 43 años de imponer respeto

Óscar y Mauro bromean entre ellos sobre los amantes, las “locas que ya se les adelantaron”, sobre la “transparencia” en la tesorería de la organización muxe que fundaron hace 43 años, lo hacen entre risas y una picardía que les da la confianza de más de cuatro décadas de amistad y compañerismo en una sociedad zapoteca que es tolerante cuando le conviene, y cuando no, simplemente es discriminatoria.

Inicios de la persecución

Era el año 1976 cuando Oscar, Mauro y otros muxes de Juchitán se escondían de la policía, huían de las redadas. Las fiestas que realizaban como colectivo muxe eran clandestinas en casa de alguno de ellos, con el volumen de la música lo más bajo posible, con escasos invitados. Tampoco podían estar en grupos conviviendo en las calles de la ciudad, eran mal vistos, perseguidos.

“Cuando nos reuníamos en casa de alguno de nosotros era a escondidas. Cerrábamos las puertas y nos divertíamos. De repente, nos decían: ‘ahí vienen la razia’ y huíamos. Eran tiempos difíciles para ser tan locas en el pueblo. Aunque siempre éramos visibles, los muxes yoxho (viejos), los que estaban antes de nosotros, los jóvenes de esa época eran discretos, nosotros ya no, pero eran disposiciones de las autoridades que nos persiguieran, ser tan libre era malo”, cuenta Oscar Cazorla la situación como algo chusco.

Esa persecución los obligó a buscar refugio fuera de Juchitán, así que la invitación para sus reuniones llegó desde la población de San Pedro Comitancillo, a una hora de Juchitán, de mano de un médico que radicaba en la Ciudad de México. La voz corrió por todos los pueblos de la región sobre el nuevo lugar de reunión de los muxes y sus parejas, era seguro y nadie del pueblo los juzgaría.

Cuando se instauró la primera reunión en Comitancillo se bautizó con el nombre de “Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro”. Así estuvieron por cinco años, hasta que Oscar, siendo comerciante próspero en Juchitán, inauguró su salón de fiestas, el primer salón moderno en la ciudad.

Vislumbrado el posible éxito y el retorno de la fiesta a Juchitán, convenció a todos los socios para que la fiesta se realizara en su nuevo espacio.

“No sabía si iba a pegar, así que hicimos mucho escándalo sobre la primera vela en el salón, era 1980, así que invitamos a los familiares, compadres, amigos, vecinos, y sin querer llenamos el salón, fue todo un éxito, no lo podíamos creer, había nacido un evento masivo, después se sumaron las autoridades. Fue todo un movimiento que se internacionalizó”, cuenta satisfecho, sentado debajo de una enramada.

whatsapp_image_2018-11-17_at_23.50.09_0.jpeg Foto: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL

La aceptación social

Mauro Villalobos López, La Mexa, es otro de los fundadores de la Vela de las “Auténticas Buscadoras del Peligro” y recuerda que desde el primer evento, la sociedad juchiteca los aceptó, quizás con morbo de ver a los muxes en sus show de medio tiempo, algo novedoso en la región.

Al principio, la entrada de los hombres era libre, muchos, sobre todo las parejas de los muxes, no entraban con cartones de cerveza ni amigos, así que las bebidas se terminaban alrededor de la media noche, por lo que se puso la regla de que los caballeros entraban a la fiesta con el “riguroso” cartón, nunca más gratis.

Al convertirse una fiesta muy visible fuera de la región, los miembros fundadores, sobre todo el educador Elí Bartolo, decidieron aprovechar la visibilización para trabajar con la comunidad muxe sobre la prevención del VIH-Sida, que ya comenzaba a cobrar las primeras vidas en la región.

De esta forma, en los años 80 comenzaron a unir a la fiesta, la lucha contra el VIH y además se sumó el respeto a los derechos humanos.

El costo millonario

Con el paso de los años, la realización de esta vela internacional, que ha llegado a albergar en una noche hasta 10 mil personas en una pista, tiene una inversión de casi un millón de pesos, recursos que la mesa directiva recolecta entre políticos, autoridades y organizaciones. La vela muxe de este sábado, es la primera que se celebra tras el sismos de 2017 que devastó Juchitán.

328af679-f1f4-4422-a1ed-af7377958160.jpg Foto: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL

afcl

Comentarios