Médicos y enfermeras, inspiración de artistas

Ciudadanos y gobiernos apoyan a personal de Salud; reconocen su labor al frente de la crisis sanitaria

Médicos_Guerrero
El mural "Los héroes también lloran" mide 33 metros de largo y cuatro de ancho, forma parte de una campaña de concientización en la pandemia de Covid-19, fue pintado en cinco días con la participación de siete artistas plásticos. Fotos: SALVADOR CISNEROS
Estados 03/05/2020 00:36 Arturo de Dios Palma Actualizada 14:46
Guardando favorito...


Chilpancingo.- David de León junto con otros seis artistas plásticos trabajaron durante cinco noches en el mural Los héroes también lloran. Sabían que las 12 horas diarias que dedicaron eran mínimas en relación a todo lo que están haciendo los protagonistas de la obra: los médicos, los enfermeros y todo el personal que en este momento están en la primera línea, casi sin descanso, tratando de salvar vidas, de mantener en pie a todos los que se contagian por Covid-19.

El mural Los héroes también lloran es un homenaje para ellos y es un mensaje de solidaridad para que sepan que no están solos.

El mural lo pintaron en una barda de la preparatoria 2 de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), sobre la avenida Ruiz Cortines, justo donde se concentran la mayoría de los hospitales en Acapulco. Cualquier médico que se asome por alguna ventana lo podrá ver.

La noche del 25 de abril David de León, su esposa, Abigail Medina, Víctor Pérez, Larry Salinas, Micky Vega,  y David Hernández comenzaron a pintar el mural. Decidieron que fuera por las noches para evitar aglomeraciones en una de las avenidas más transitadas de Acapulco.

Fueron jornadas agotadoras. Llegaban a las 8 de la noche de un día y se iban a las 9 de la mañana del día siguiente. Trabajar sin luz fue complicado y largó el trabajo: tardaron cinco días cuando en otras condiciones lo pudieron hacer en tres. 

medicos_guerrero_eluniversal__0.jpg

La obra está dividida en tres escenas: médicos abrazándose, dándose ánimo en una jornada que cada día se vuelven más extenuantes; médicos cargando a un paciente en estado crítico y, médicos con un respirador mecánico, de eso que en esta pandemia se volvieron imprescindibles para salvar vidas.

El mural mide 33 metros de largo y cuatro de ancho; forma parte de una campaña de concientización en esta pandemia. Es el tercero que han pintado. Los otros dos son: Pronto volveremos abrazamos y Héroes sin capa, dedicado a todos los trabajadores que no pueden quedarse en casa porque sus funciones son esenciales en esta pandemia.

David y su esposa son artistas que no han dejado la realidad de un lado en sus obras. En los años más oscuros para Acapulco, David y muchos artistas más decidieron ponerle color: hicieron murales en muchos puntos enalteciendo los oficios y a los personajes que han mantenido en pie al puerto.    

Esta vez fue igual: la idea surgió de la realidad. David y su esposa escucharon relatos de sus familiares y amigos que son médicos y enfermeras. Les contaron cómo son las jornada de trabajo en las unidades de cuidados intensivos, donde los médicos y pacientes luchan contra la crueldad del virus.

Escucharon como los médicos y enfermeras pasan jornadas de hasta 14 horas sin salir de esa zona, muchas veces sin comer, sin tomar agua. Les contaron como tienen que usar pañales para evitar ir al baño. Entrando a esas áreas, les dijeron, se sale hasta el fin de la jornada.

medicos_guerrero_eluniversal_0.jpg
En una de las escenas de la obra se observa a médicos cargando a un paciente en estado crítico.

A David y Abigail los cimbró una historia: un médico que trabaja en Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) en Acapulco les contó que desde hace un mes se despidió de su familia. Le entregó a su madre sus tarjetas bancarias y sus contraseñas, las escrituras de su casa y se fue a vivir a un cuarto que rentó mientras pasa la pandemia. A casero no le dijo que es médico por el temor de que lo corra cuando se entere.

Desde ese tiempo no ve a sus dos hijas, ni a su esposa, ni sus padres.

Por ahora no puede hacerlo, pasa la mayoría de los días en el hospital y está consiente que se puede infectar.   

“Comprendimos que se estaba despidiendo, que podría morir, comprendimos de la gravedad de pandemia y del valor de todos los médicos y enfermeras”, cuenta David por teléfono.
Así decidieron hacerles un homenaje con el arte.

En Acapulco ya murió un médico por coronavirus; trabajaba en el hospital Vicente Guerrero del IMSS, ahí donde labora el amigo de David. Otros 60 están infectados, muchos por la falta de insumos para protegerse adecuadamente. Aún así siguen en la primera línea. 

Temas Relacionados
coronavirus Covid-19 Guerrero
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios