Mexicanos piden asilo a EU por violencia

Migrantes de Guerrero y Michoacán huyen del país por temor al crimen organizado

En la garita peatonal El Chaparral, decenas de paisanos duermen a la intemperie, a la espera de ser atendidos para pedir refugio en el país del norte (JOEBETH TERRIQUEZ. EL UNIVERSAL)
Estados 16/12/2017 03:58 Gabriela Martínez / Corresponsal Tijuana. Actualizada 10:23
Guardando favorito...

En menos de cinco días más de 100 migrantes de Michoacán y Guerrero, principalmente, han llegado a Tijuana con la intención de pedir asilo al gobierno estadounidense antes de que, dicen, el crimen organizado los mate.

Se dicen desplazados de la violencia que hay en sus estados y duermen a la intemperie, a la espera de ser recibidos.

Desde principio de la semana empezaron a llegar a la entrada de la garita peatonal El Chaparral. Con maletas, cobijas, y bultos se apilaron en la explanada del edificio del Instituto Nacional de Migración (INM), a unos metros de la puerta de acceso al puente que conduce a Estados Unidos.
estados3_0.jpg

Dicen que vinieron en un camión que pagaron desde sus pueblos; son familias enteras, jóvenes solos y madres con sus hijos, quienes piensan hallar en Estados Unidos la seguridad que, afirman, México nos les dio.

Uno de ellos, padre de un niño de tres años, a quien carga, cuenta que dejó su casa y vino con su esposa e hijo para pedirle al gobierno estadounidense que los deje vivir allá. De Apatzingán, dice, prefiere sacrificar una vida en el lugar donde nació, que un día el crimen organizado reclute a su bebé, se lo lleve y aparezca su cuerpo en algún terreno.

“Es mentira que la violencia se fue. Pura balacera y balacera”, recuerda. “Luego ellos [los narcos] nomás se la pasan reclutando chamaquitos... mi niño, yo no quiero eso pa’ él”.
estados4_0.jpg

Otros vienen de la Sierra o la Costa de Guerrero, donde los últimos años han sido víctimas de desastres naturales, pero también del crimen organizado. Durante los últimos años intentaron reconstruir sus casas o encontrar trabajo, pero buscarán cruzar la frontera, en medio del frío y sin saber cuándo serán recibidos.

Rubén Pérez, vendedor en el área de la garita peatonal El Chaparral, dice que los últimos días, desde que llega a la una de la mañana cargado de periódicos, escucha el llanto de los niños y niñas que intentan aguantar el frío para conciliar el sueño.

“Deje usted los grandes, uno sabe a qué viene y si no, se aguanta, pero los chavitos qué culpa tienen; apenas alguien de aquí les fue a conseguir café, que les regalaron del Grupo Beta”, dice el hombre de más de 50 años.
estados1_0.jpg

El delegado del INM en Baja California, Rodolfo Figueroa Pacheco, señala que el Grupo Beta les ofreció trasladarlos a alguno de los albergues más cercanos, pero los migrantes rechazaron la oferta. Asegura que no les han impedido cruzar el puente que conecta con la puerta para ingresar a Estados Unidos.

El problema, dice, es que son decenas de migrantes pidiendo asilo al mismo tiempo y los agentes de Customs and Border Protection (CBP, por sus siglas en inglés) son pocos.

“Es más un tema de cantidad. Les ofrecimos llevarlos a un refugio, pero no quisieron, y si el gobierno de Estados Unidos no los recibe, yo tampoco puedo impedirles el paso, son mexicanos”, explicó el funcionario.

Sin embargo, los 10 o menos grados centígrados de la madrugada no han logrado moverlos; aseguran que ahí estarán hasta que los reciban.

Temas Relacionados
Violencia
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones