Antídoto no se vende desde 2016, lamentan

Síntomas de la mordedura suelen ser confundidos por médicos, dicen expertos

Estados 01/08/2018 04:13 Abigail Gómez y Pedro Sánchez Actualizada 04:25

El antídoto que neutraliza los graves efectos de las mordeduras de la araña violinista no se comercializa desde 2016, aseguró en entrevista para El Botiquín, Enrique Sandoval, subdirector de Biotecnológicos de Laboratorios Silanes, laboratorio creador del medicamento.

En 2008, el laboratorio inició el proceso para desarrollar el antiveneno, que salió a la venta en 2012. “Por desgracia no fue el éxito comercial que se esperaba”, dijo Sandoval. Por esa razón, en 2016, año en el que venció el permiso de venta del antídoto, el laboratorio decidió no renovarlo.

Sin embargo, Sandoval precisó que se puede acceder al antídoto “por medio del sector salud y se utilizará bajo un esquema de consentimiento informado, en el que se dará a conocer al médico que el medicamento se encuentra en proceso de registro”, expresó Sandoval. Además, detalló que si bien el laboratorio dejó de producir el medicamento, ahora buscan que vuelva al mercado, conscientes de que la demanda ha aumentado y esperan que esté disponible en 2019.

Sí se fabrica. Por su parte, Jesús Felipe González Roldán, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), afirmó que la Secretaría de Seguridad Pública ha trabajado en equipo con el Laboratorio Silanes para tener por lo menos 100 antídotos disponibles para neutralizar el veneno.

Y explicó que el medicamento “se sigue fabricando para surtir sin costo alguno a las unidades médicas que lo necesiten”.

El funcionario dio a conocer que entre 2017 y lo que va de 2018 se han reportado menos de 100 ataques de esta araña en el país, sin que tuviera consecuencias mortales.

En 2017, 43 personas fueron diagnosticadas con mordedura de araña violinista, mientras que este año se han registrado 37 casos. Siete en Jalisco, seis en Chihuahua, cinco en Guerrero, cuatro en Coahuila y tres en el Estado de México. 

Comentarios