Dan último adiós a la historiadora Raquel Padilla

La historiadora y antropóloga, doctora en Etnología con especialidad en Estudios Mesoamericanos, con 52 años de edad, dejó a sus hijos Raquel, Alfonsina y Emiliano

Despiden en INAH Sonora a la historiadora Raquel Padilla Ramos
Foto: Amalia escobar/ EL UNIVERSAL
Estados 09/11/2019 14:34 Amalia Escobar / Corresponsal Sonora Actualizada 16:53

Hermosillo, Sonora.- Los restos de la historiadora sonorense Raquel Padilla Ramos fueron despedidos por familiares y amigos en el Patio central del Museo Regional de Sonora que alberga al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) donde, desde 1993, trabajaba la también reconocida investigadora.

En las honras fúnebres, montaron la primera guardia de honor Diego Prieto, director general del  INAH; secretaria técnica, Aída Castilleja; José Luis Perea, director del INAH Sonora; y Mario Welfo Álvarez Beltrán, director del Instituto Sonorense de Cultura (ISC).

La historiadora y antropóloga, doctora en Etnología con especialidad en Estudios Mesoamericanos, con 52 años de edad, dejó a sus hijos Raquel, Alfonsina y Emiliano quienes recibieron palabras de aliento y abrazos de una gran cantidad de personas que entraban y salían del edificio histórico donde se despidieron de la destacada mujer de lucha social.

También lee:  ¿Quién era Raquel Padilla, la historiadora y defensora de derechos indígenas asesinada?

 

 

Investigan feminicidio

Alrededor de las 16:10 horas del jueves 7 de noviembre, la historiadora y antropóloga fue asesinada por su pareja sentimental en su casa de descanso, en la comunidad de El Sauz, municipio de Ures, Sonora, a 78 kilómetros de Hermosillo, capital de Sonora.

Juan Armando, su pareja sentimental desde seis años atrás, presuntamente le quitó la vida con un arma punzo cortante. El menor de sus hijos, quien la acompañaba, pidió ayuda a una vecina que llamó al número de emergencias 911.

También lee: Historiadores piden que no quede impune el asesinato de Raquel Padilla

El hombre se hizo unas cortadas en las muñecas y se encuentra en un hospital de esta capital, en donde permanece bajo custodia de Agentes Ministeriales de Investigación Criminal (AMIC), de la Fiscalía de Justicia del Estado de Sonora

Se está en espera de que se estabilice la condición de salud de Juan Armando “N”,  de 55 años de edad para que, conforme al procedimiento de Ley, sea puesto a disposición del Juez de Control a fin de que responda por los hechos, ya que en su primera entrevista el único testigo del caso, un menor de edad, le imputa.  

También lee: Detiene FGE al presunto responsable del feminicidio de Raquel “N”

El menor de edad recibió atención psicológica inmediata y se mantiene en acompañamiento por personal especializado del Centro de Atención a Víctimas (Cavid) de la Fiscalía, y una vez que se encuentre en condición emocional estable, se intentará formalizar la entrevista relativa al suceso.

En tanto, personal de Medicina Legal de la Fiscalía General de Justicia en el Estado (FGJE), realiza el procesamiento de los datos de prueba, entre los que se incluyen un arma blanca y la ropa que vestía el imputado, ambos con manchas hemáticas, asimismo, al momento de procesar el lugar los peritos encontraron leyendas escritas en el piso; todo se encuentra sujeto a análisis pericial y genético.
 

“Lo sentimos mucho” 

“Fue una mujer que supo ser mujer cuando los hombres no supimos ser hombres (...) lo sentimos mucho", lamentó Diego Prieto Hernández, director general del INAH, tiempo después de hacer guardia de honor a un costado del féretro.

Al hablar de la pérdida inesperada de su amiga y compañera, destacó que su trabajo “de alguna manera sintetiza lo mejor del INAH”.

Reconoció en la historiadora una mujer preocupada, no sólo de incrementar el conocimiento, de la historia, la diversidad, la memoria y patrimonio nacional de México y de Sonora, sino también la divulgación de estos conocimientos.

Además, dijo, fue una mujer que siempre luchó por una sociedad más justa, más libre y más respetuosa de la diversidad, que muere en circunstancias inesperadas, inadmisibles y sobre todo, reprobables.

El director general del INAH dijo que tras 27 años de servicio a la institución, Raquel Padilla Ramos fue a despedirse de su segunda casa.

Comentarios