"... nos hirió más que un huracán"

Estados 02/09/2017 03:30 Gladys Rodríguez Navarro/ corresponsal La Paz Actualizada 06:19
Guardando favorito...

"Es demasiada agua, Diosito, ¿cuándo va a parar?", se lee en las redes sociales de cientos de usuarios que estuvieron reportando minuto a minuto la situación en sus colonias

El subsecretario de Protección Civil del estado, Carlos Godinez, informó que fueron dos personas electrocutadas, un menor que fue arrastrado por la corriente y una mujer. Foto Reuters

Redacción

Guardando favorito...

Refirió que suman unas 3 mil personas desalojadas en Los Cabos, en 22 refugios, y mil en La Paz. Foto AFP

Redacción

Guardando favorito...

Destacó que la comunidad de Santa Anita, en Los Cabos está incomunicada debido a que el puente colapsó. Foto EFE

Redacción

Guardando favorito...

Habitantes de asentamientos irregulares que fueron los mas afectados por las fuertes lluvias en Los Cabos rescatan algunas de sus pertenencias. Foto Micphotopress

Redacción

Guardando favorito...

En La Paz, colonias de diversas zonas sufrieron severos daños, como Laguna Azul, Vista Hermosa, El Cardonal, Márquez de León, El Cardoncito, Invi Chametla, y Márquez de León. Foto AFP

Redacción

Guardando favorito...

Un centenar de elementos de la Policía Federal (PF) arribaron a Los Cabos para realizar labores en apoyo a las personas que resultaron afectadas por el paso de la tormenta tropical “Lidia”. Foto AFP

Redacción

Guardando favorito...

La atención de dicha institución forma parte Plan Nacional de Respuesta MX, que coordina acciones de diferentes organismos como las secretarías de Defensa Nacional (Sedena), de Marina (Semar), Protección Civil y dependencias del gobierno federal. Foto EFE

Redacción

Guardando favorito...

Los cabeños tendremos muy presente el 31 de agosto, cuando Lidia, sin alcanzar la categoría de huracán, cubrió todo el territorio con nubosidad y causó estragos como hacía mucho tiempo no sucedía.

Cientos de usuarios, habitantes de Los Cabos, a través de las redes sociales estuvieron reportando minuto a minuto la situación en sus colonias, y no daban crédito a la magnitud del fenómeno. “Es demasiada agua, Diosito, ¿cuándo va a parar?”, se lee en las publicaciones, que luego se convirtieron en “ciberrezos” compartidos.

“¿Qué está pasando por la carretera? Por el hotel se oyen muchos gritos”, señalaba Andrea Pérez en un grupo de Facebook que provocó más de 300 comentarios, pero que se sumaría a muchas publicaciones de cabeños que se alertaban unos a otros.

Pedían ayuda para familiares y amigos en las colonias Lagunitas, Caribe, Tierra y Libertad; narraban de dos inundaciones de hoteles, el Riu y el City Express; describían cómo los automóviles estaban siendo arrastrados por la corriente o cómo el agua subía a un segundo piso de alguna casa.

Fue a través de las redes sociales como se conoció del colapso de un edificio de cuatro pisos en la colonia Chulavista, de Cabo San Lucas. Fotografías, videos, rezos, lamentos, recuerdos, todo se compartía y conforme avanzaban la noche y la madrugada se agudizaban.

Las redes sociales en la contingencia jugaron un papel fundamental, pues ahí comenzó a conocerse el nivel de daños. Las imágenes de un Oxxo saqueado, el video de un automóvil arrastrado en el vado de Santa Rosa, las fotografías de autos amontonados y enlodados, los gritos de auxilio porque el 911 colapsó. Simplemente ya no contestaban.

Organizan ayuda. En Facebook, la señora Ydequel Gutiérrez comenzó a organizarse para llevar ayuda a la colonia Caribe Bajo, donde decenas de familias quedaron atrapadas en sus hogares construidos de pedacería de madera y cartón, “con el agua hasta la cintura”, expresa la mujer.

Entrevistada por EL UNIVERSAL, comenta que ella no tuvo mayores problemas, pero sus vecinos sí la pasaron mal.

“Pobrecita gente, allá abajo estuvo feo. En cuanto vimos que no paraba de llover empezamos a meter a quienes pudimos. Otros no se pudieron salir”, refiere.

Y de quel llegó a Los Cabos hace 12 años, procedente de Sinaloa. Está familiarizada con los ciclones; sin embargo, relata, “la tormenta nos hirió más que el huracán Odile en 2014. Aquella vez fue más viento y no hubo tanto daño por la corrida de arroyos.

“Pobre gente, muchos no se salieron pronto. Cuando pasó todo, ahí como pudieron con cuerdas iban cruzando las corrientes. Fue como si el mar se hubiera salido y con las olas barrieran todo. ¡Pum!, de golpe”, platica con asombro.

Temas Relacionados
crónica
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios