Covid no paraliza labores agrícolas

Ante el confinamiento por la emergencia sanitaria, productores de Oaxaca activan red de distribución con el fin de que no se desplomen sus ventas

Adaptarse. Covid no paraliza labores agrícolas
El proyecto Puente a la Salud Comunitaria A. C. encontró mecanismos para evitar que 91 productores del campo pararan por la epidemia. Foto: CORTESÍA PUENTE
Estados 21/06/2020 02:16 Christian Jiménez/Corresponsal Actualizada 05:15

Desde hace tres meses, la emergencia sanitaria que desencadenó la propagación de Covid-19 congeló los sectores productivos de Oaxaca. Para evitar contagios, el gobierno exhortó a frenar actividades; sin embargo, para las familias dedicadas al campo, parar no fue una opción.

Esta realidad es compartida en México por al menos 5.5 millones de personas de 15 años o más ocupadas en actividades agrícolas, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de las cuales 56% son agricultores y 44% son trabajadores agrícolas de apoyo, es decir, peones o jornaleros.

Las cifras señalan que Oaxaca, Veracruz, Michoacán y Puebla concentran  58.7% del total y Oaxaca en solitario aporta 9.1%.

Fue este panorama el que propició que proyectos como Puente a la Salud Comunitaria A. C. buscaran mecanismos eficientes para evitar que se detuvieran las actividades de 91 productores del campo de las regiones de los Valles Centrales (37) y la Mixteca (54).

“Buscamos promover la soberanía alimentaria, a través del cultivo agroecológico del amaranto y otras hortalizas, su transformación en fertilizantes orgánicos, así como productos derivados que se comercializan en un modelo de solidaridad económica”, expone  Isa Azaria, directora de Desarrollo y Comunicaciones de Puente a la Sald Comunitaria, en entrevista con EL UNIVERSAL.

En los últimos 17 años esta organización ha trabajado con más de 16 mil  hombres, mujeres y niñas y  niños para desarrollar metodologías y prácticas de colaboración “que apoyen la soberanía alimentaria en las comunidades rurales”, explica.

adoble_campo10_ok_114304961_0.jpg
Además de amaranto, los campesinos cosechan hortalizas.

La búsqueda de la sustentabilidad alimentaria a través del amaranto no es descabellada, si se considera que el Atlas Agroalimentario de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Pesca y Acuacultura (Sedapa) indica que la producción estatal anual de este grano alcanza 107 toneladas, lo que representa 2.1% de la producción nacional y ubica  a Oaxaca en el quinto lugar.

La información resalta que en el estado hay identificados 119 productores, distribuidos en 11 municipios, principalmente en la Sierra Sur y los Valles Centrales.

Hasta antes de que iniciara la contingencia por Covid-19, que ya supera los 3 mil 500 contagios en la entidad, Puente vendía casi todos sus productos  a través de sus puntos de distribución ubicados en Etla, en los Valles Centrales y en Tlaxiaco, en la región Mixteca. Sin embargo, la participación en las ferias y la distribución de mercancía en universidades se canceló debido a la cuarentena.

A raiz de esto, Puente tuvo que buscar nuevos puntos de distribución, así como nuevas formas de acompañar a los productores de cultivos que no pueden vender en las rutas comerciales establecidas, indica Isa.

Por ello, se dio a la tarea de identificar a los barrios organizados en ambas regiones, para crear nuevos puntos de venta y, al mismo tiempo, proteger a los compradores que forman parte de los sectores de riesgo ante el Covid-19, como personas de la tercera edad.

En la ciudad de Oaxaca, por ejemplo, Isa ofreció su casa, ubicada en la Primera Etapa, para crear uno de los puntos de distribución, donde recibe hortalizas, huevos criollos y productos de amaranto. Cada semana se actualiza la lista de productos disponibles, que se distribuye entre los vecinos y se surte cada viernes a través de uno de los productores, quien entrega los pedidos con apego  a las medidas sanitarias.

adoble_campo7_ok_114304471_0.jpg
Una parte importante del proyecto fue informar a los productores de las medidas de sanidad por el Covid-19.

El modelo de distribución se ha replicado en otros puntos, como la Villa de Etla, en el interior del mercado de la comunidad; Santa Cruz Etla, en la Casa del Amaranto; En Chalcatongo, en el Grupo de Transformación Yuku Kahnu; en el Grupo de Transformación Itzayana, en el Grupo Lolita —en San Pablo Etla— y en los grupos ñuu sa’an savi e  itandehui, así como en el Barrio San Nicolás, en Tlaxiaco.

En total, la organización activó  una red de 30 comunidades en las cuales impulsó puntos de venta en las regiones de los Valles Centrales y la Mixteca, en las que también se incluyen San Cristóbal Amoltepec, Santa Catarina Tayata, 11 localidades de Tlaxiaco, Santa Cruz Tayata, Santa María del Rosario, Totonundoo, Tierra Blanca, San Pedro Mártir Yucuxaco, La Paz, Villa de Etla, Santo Tomás Mazaltepec, Tierra y Libertad, San Andrés Zautla, Santiago Suchilquitongo, San Pablo Huitzo, Nazareno Etla, San Sebastián Etla, Lachixolana y Santo Domingo Barrio Alto.

“Las personas hacen sus pedidos por WhatsApp para poder recoger los paquetes de mercancía ya armados. Actualmente, estamos reorganizándonos para volver a abrir nuestros principales puntos de venta en Etla y Tlaxiaco; sin embargo, estamos afinando la estrategia, a fin de aplicar las medidas sanitarias más estrictas y que sea un lugar donde la gente pueda pasar a recoger sus pedidos”, comenta la representante de la organización.

La estrategia de Puente permitió que 91 mujeres y hombres productores de ambas regiones, así como a 24 microempresas dedicadas al cultivo del amaranto, mantuvieran hasta 70% del porcentaje de las ventas que registran normalmente.

Una oportunidad en la pandemia

Isa explica que la organización ha visto la pandemia como una oportunidad de informar a las personas sobre los beneficios de los productos agroecológicos a precio justo que, además, contribuyen a la economía de familias oaxaqueñas.

“Todos los productos son agroecológicos, criollos y naturales. Así fomentamos que las personas compren productos oaxaqueños, lo que para nosotros es muy importante”, apunta.

Isa señala que parte de la preocupación de la asociación es que, ante el cierre de mercados e incluso de la Central de Abastos, la población oaxaqueña pueda tener acceso a alimentos de alto valor nutricional durante el confinamiento. Según datos del Sector Salud, en el estado hay un índice de desnutrición de 27%, mientras que los niveles nacionales de obesidad se triplicaron en las últimas dos décadas, con un 34.4%, en niñas y niños de cinco  a 11 de edad.

adoble_campo2_ok_114304571_0.jpg
Esta estrategia propone un modelo de solidaridad económica.

Ante ello, Puente también arrancó una campaña de información en redes sociales sobre las actividades de los productores, difundida con el hashtag #ElCampoNoPara.

 A la par, los promotores comunitarios asesoran a los productores agrícolas sobre las medidas sanitarias y distribuyen cubrebocas y sanitizante para que puedan realizar sus actividades.

Los productores están organizados en biofábricas, donde realizan insumos orgánicos e incluso fertilizantes, y aprenden a aplicar los principios de agroecología en los cultivos.

“Todas las actividades siguen su curso con las debidas precauciones; no obstante, tomamos la misión de difundir sobre agroecología y el valor de los alimentos, sobre todo ante una pandemia, en la que la alimentación es primordial para preservar la salud, dado que el Covid-19 y los fallecimientos asociados al virus son de pacientes con comorbilidades como la obesidad, las cardiopatías y padecimientos crónicos”, resalta la organización.

Ante ello, explica, es de suma importancia “aumentar el acceso a la oferta de alimentos locales, diversos y de calidad, al mismo tiempo que se comparte el conocimiento nutricional crítico necesario para incorporar estos alimentos a la dieta familiar”.

Labor informativa

La tarea que Puente asumió para informar sobre los beneficios de la agroalimentación y temas relacionados con la pandemia no sólo se quedó en redes sociales, también crearon una gaceta desde que inició la contingencia, a fin de poner al alcance de clientes y productores contenido actualizado y útil en sus comunidades para actuar durante la pandemia.

Hasta hoy se han editado nueve números que se publican cada viernes. La gaceta se distribuye a través de los puntos solidarios de venta y está impresa en blanco y negro para aminorar los costos; sin embargo, también está disponible de manera digital para que la información llegue a la mayor cantidad de personas posibles.

Isa, quien dirige la publicación, señala que ésta busca fomentar buenas prácticas de salud durante la emergencia sanitaria, que van desde consejos básicos para lavarse las manos o usar cubrebocas, hasta la información correcta sobre mitos que se difunden a través de las redes sociales, que prometen combatir al virus.

También, generan spots para radios comunitarias, que informan a las comunidades sobre cómo cuidarse a nivel local, sobre todo si se trata de personas embarazadas o de la tercera edad.

A la par de ello, Puente realiza una dinámica de identificación de familias de campesinos, cuyos integrantes son personas de sectores vulnerables al virus, a las que se han otorgado préstamos que se cobrarán sin intereses y en especie, una vez que se termine la contingencia. 

Comentarios