Suscríbete

Cenicienta no quiere subestimar a los niños

Con el espectáculo Báilame un cuento, el Ballet de la Ciudad de México busca establecer una protagonista más proactiva e inteligente que la del cuento

Una Cenicienta que no quiere subestimar a los niños
La función en Interlomas tendrá 20 artistas en escena. (Iván Stephens. El Universal.)
Espectáculos 15/01/2019 00:45 Araceli García Actualizada 01:08
Guardando favorito...

[email protected]

Una Cenicienta diferente, más proactiva, propositiva e inteligente, es parte de lo que el Ballet de la Ciudad de México quiere mostrar con su montaje Báilame un cuento: la Cenicienta.

El espectáculo en un acto, que estrenará el próximo 27 de enero en el Teatro del Parque Interlomas, estará enfocado al público infantil.

El reto de la producción es crear un show de nivel que no menosprecie a los asistentes como, consideran, algunos espectáculos para menores lo hacen actualmente.

“El público infantil es un reto, no se debe tomar a broma”, dice la bailarina Cecilia Sánchez, quien alternará funciones en el papel protagónico.

Con 20 artistas en escena y la participación de Enrique Chi como narrador y la dirección artística de Isabel Ávalos se revivirá el cuento clásico acompañado por música del ruso Serguéi Prokófiev.

“Crear obras infantiles dedicadas a los niños es un reto muy difícil, considero que es una gran responsabilidad porque es la manera en que van a acercarse a las artes”, explica Isabel Ávalos.

La directora comenta que uno de los mensajes que buscan transmitir a los niños es que es posible conseguir lo que se sueña.

“Ver que aquello que nosotros soñamos podemos conseguirlo si luchamos por él. Tanto el príncipe que encuentra a su amada así como Cenicienta deciden salir de ese mundo encerrado de su casa y conseguir a partir de su esfuerzo esos sueños.

De acuerdo con Natalia Saltiel, quien fungió como asesora actoral del montaje, éste es el inicio de una serie de espectáculos que piensan montar enfocados en los más pequeños.

“Puede ser a veces un poquito temeroso para los padres llevar a un niño al ballet clásico por la duración o la dificultad del lenguaje dancístico pero en esta ocasión será resuelto haciendo una modificación de la partitura para que el niño lo pueda digerir”, comenta.

Otra de las particularidades del ensamble es que los roles femeninos de la madrastra y las hermanastras serán interpretados por actores masculinos, esto con el fin de presentar características más toscas y grotescas que contrasten con la protagonista.

Luego de sus únicos tres fines de semana —27 de enero y 3 y 17 de febrero— el montaje se presentará en otro teatro de la Ciudad que revelarán en próximas fechas.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos