Tu chat ahora con anuncios

Ricardo Blanco

“Sin anuncios, sin juegos, sin trampas”. ― Post-it en el escritorio de Jan Koum

#LaVozDeLosExpertos

Para finales de octubre de 2016 Facebook había utilizado más de 23 mil millones de dólares (más que el PIB de Fiji, Maldivas y Zimbabwe juntos) en adquirir 65 compañías, la más cara: WhatsApp por 19 mil millones de dólares (febrero 19 de 2014). Para dar una perspectiva del valor, Oculus (parte clave de su evento de desarrolladores) la adquirió por 2 mil millones. Por Instagram (de donde hoy recibe la mayoría del engagement de sus usuarios) pagó mil millones. Y el resto, 62 compañías, son el cambio comparadas con estas tres compras que juntan 22 mil de los 23 mil millones.

Entendemos la importancia de Instagram en el mix de publicidad de Facebook así como en su nivel de innovación en comparación con otros actores como Snapchat, que intentan competir con ellos. Pero gracias a la gran cantidad de dinero (se estima que este año Facebook se quedará con el 20% de los dólares en publicidad digital de Estados Unidos) puede realizar copias de la innovación de Snapchat casi de inmediato y la verdad es que lo hace muy bien, tanto que esta semana Snap regresó a su valor inicial.

Oculus es un caso interesante, porque tiene que ver con la siguiente etapa de desarrollo de apps, juegos y experiencias con los que la compañía busca que la gente se conecte y genere comunidad. Oculus permitirá llevar la realidad virtual a grupos importantes de gente y esto puede ayudar en áreas como la educación y entrenamiento de personal. Pero verlo más allá de una herramienta podría terminar haciéndolo ser un completo absorbe almas (como un Dementor), y si pensamos en “Ready Player One” (que ya quiero que salga esa película, pero antes lean el libro, y Spielberg: no metas la pata) Facebook puede quedar en un papel nada agradable.

Por cierto los del pulgar para arriba también anunciaron esta semana que están construyendo comunidades físicas (casas, comercios y oficinas) empezando por la ciudad donde están sus oficinas principales, Menlo Park, y esperan abrir más en el mundo, ofreciendo precios competitivos de alquiler. Como cuando pisé su campus por primera vez: es algo como la vida laboral en rosa se mezcla con el parque de diversiones de Disney para crear un mundo muy lejos del niño que tiene que entrar a Internet a través de sus servicio -anti neutralidad de la red.

Finalmente la cereza del pastel, ¿los 19 mil millones de dólares para qué son? Jan Koum era uno de los 50 empleados de WhatsApp a inicios de 2014. Ucraniano de nacimiento, no creció rodeado de publicidad en su cuna socialista, pero al crear esta app su misión es que estuviera instalada en todos los smartphones, pero tampoco estaba peleado con capitalizar su invento. Así que para finales de dicho año fueron adquiridos por Facebook. Hoy WhatsApp seguramente es una herramienta donde Facebook tiene muchos usuarios, pero que no es su mejor unidad de negocio, y seguramente la necesiten hacer negocio.

Facebook hoy cuenta con dos mensajeros: Messenger y WhatsApp. Ahora, tras las satisfactorias pruebas en Australia y Tailandia, sus mil 200 millones de usuarios de Messenger en el mundo podrán recibir publicidad por el chat. Si, - Hola mamá [anuncio] -¿vienes a comer? [anuncio], así va a ser como muchos se comuniquen, y aunque WhatsApp haya sido fundado con “sin anuncios, sin juegos, sin trampas”, es fácil convertir WhatsApp en Messenger y tener otros c millones en publicidad.

Por eso, si quieren más #ruidoblanco abriré un canal en Telegram: t.me/Ruido_Blanco. Y si me inspiro para ser videoblogger tal vez puedan ver algo en: http://telesco.pe/Ruido_Blanco.

Comentarios