Suscríbete

La última y nos vamos

Miguel España

En el futbol, como en la vida, el desarrollo de los individuos y equipos varía constantemente, con altibajos que se presentan como una rueda de la fortuna ante las diversas vicisitudes a lo largo de las temporadas. Situación que resalta aún más en un campeonato como la Liga MX, que no sólo se muestra cerrado por su formato de competencia, sino porque si ganas o pierdes un par de partidos consecutivos, el panorama se transforma completamente. De momento algunos equipos, pese a las bondades del torneo, están en el contexto que les pertenece, acorde a su planeación; como Atlas, que pierde nuevamente frente a los estridentes festejos de Tomás Boy con Cruz Azul, los Rojinegros se hunden en cada partido, con todo y sus grandes contrataciones.

En un torneo saturado de futbolistas foráneos, durante esta jornada 11, la nota está en los mexicanos, sobre todo los jóvenes salidos de diferentes canteras, quienes dieron un golpe de autoridad y ayudaron a sus clubes, con la importancia que esto conlleva, a demostrar que en México hay muy buenos deportistas, que se echan el equipo al hombro. Esperemos que estas actuaciones se prolonguen para que los directivos recuperen credibilidad y no contraten más elementos extranjeros como si fueran modas relacionadas con el éxito de algún equipo.

Así, Chivas no baja los brazos, la velocidad ni la dinámica, para reintegrarse a la competencia tras vencer al líder Monterrey y quitarle el invicto en su casa. Fue una noche redonda del conjunto tapatío, con la gran actuación de Javier Eduardo López. El famoso ‘Chofis’ entró de cambio, y como todo un revulsivo fue pieza fundamental para dar vida al Rebaño Sagrado con su desequilibrio y contundencia; al meter su primer doblete le da vida al club de Guadalajara para tratar de calificar y olvidarse momentáneamente del descenso.

En Pachuca, los jóvenes se dieron un festín y aprovecharon todas las facilidades que otorgó Veracruz, que deberá pensar más en la Copa MX. Hirving Lozano tuvo una noche de ensueño al ganar las espaldas a su rival, superar a sus adversarios en el mano a mano constantemente, meter su primer triplete y corroborar que está listo para la Selección Mayor.

El futbol es así, o la vida es así, un camino de momentos buenos y malos que no dejan de ser experiencias de dolor o alegría, una búsqueda de principios y valores que marcan a las personas para mostrar su credibilidad y su diferencia ante cualquier acontecimiento.

En fin, simplemente quiero agradecer este espacio de expresión al periódico EL UNIVERSAL, que duró casi siete años y me dio la oportunidad de presentar mi punto de vista en busca de la empatía del jugador, entrenador, analista y, sobre todo, del aficionado; tratando de orientar de manera respetuosa y cerrar un ciclo en el que siempre me puse la camiseta con orgullo y profesionalismo.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios