¿La SEC podría derrumbar a Homex?

Mario Maldonado

El viernes pasado, las malas noticias llegaron a Culiacán. La Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC) publicó en su sitio web un comunicado que tituló “La SEC acusa al desarrollador de vivienda con base en México (Homex) por un fraude contable de $3.3 mil millones de dólares”. Minutos después, la empresa, con sede en Sinaloa, envió un anuncio a sus inversionistas, matizando la noticia: dijo que alcanzó un acuerdo con la SEC “sin admitir ni negar los reclamos en torno a la investigación”.

El acuerdo, sin embargo, tiene que ver con que Homex aceptó una serie de prohibiciones impuestas por la SEC, como no cotizar ningún tipo de instrumento en los mercados de Estados Unidos durante los próximos cinco años, y colaborar con la investigación, que entró a su etapa final.

Por ahora, la Comisión no ha impuesto sanciones económicas a Homex, pero este tipo de casos suelen terminar con multas a las empresas y a los directivos involucrados, dependiendo de la gravedad del delito.

De acuerdo con el estudio Calculating SEC Civil Money Penalties de la Universidad de Harvard, publicado en enero de 2016, la sanción económica más alta para este tipo de violaciones es de 775 mil dólares para la empresa y de 160 mil dólares para los directivos involucrados; no obstante, esa cifra puede multiplicarse por cada uno de los inversionistas afectados, lo cual, de ser el caso, dispararía a varios millones o miles de millones de dólares las multas.

A octubre del 2016, la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos había multado a 204 empresas, 93 ejecutivos y 54 personas relacionadas con fraudes y otras violaciones a las leyes del mercado de valores, por los cuales ha recaudado un total de 3.76 mil millones de dólares.

En México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ya multó a Homex con un total de 20 millones 185 mil pesos en 2013 y 2015, por lo que no sorprendería que las posibles sanciones económicas que aplique la SEC a la desarrolladora de vivienda de la familia De Nicolás sean mayores.

El problema es que Homex difícilmente podría hacer frente a una cuantiosa multa por parte de las autoridades de Estados Unidos, toda vez que la firma salió del concurso mercantil apenas en octubre de 2015, luego de dos años de negociaciones con sus acreedores.

A finales de 2015, la compañía recibió una capitalización mil 750 millones de pesos para poder reactivar sus operaciones.

No obstante, en el 2016 apenas logró generar ingresos por 912 millones de pesos, mientras que sus pasivos sumaron 6 mil 500 millones y su plan de pago se extienden hasta 2020.

La historia de terror de Homex comenzó a tomar forma el pasado 25 de abril, cuando la SEC le notificó su intención de llevar a cabo una acción en su contra por presuntas violaciones a disposiciones antifraude relacionadas con registros contables durante el periodo 2010-2013. Asimismo, se abrieron indagatorias en contra de Gerardo de Nicolás, su CEO, y de Carlos Moctezuma, el director financiero, quienes se separaron de la empresa.

Los días posteriores a la publicación de la notificación, el precio de las acciones de Homex se vino abajo más de 16% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), a la que regresó a cotizar en el el 30 de octubre del 2015, tras 20 meses de suspensión.

El viernes pasado sus títulos volvieron a caer cerca de 15% hasta los 0.76 pesos.

Vaya situación para la empresa, que regresó a cotizar al mercado de valores con un precio de 7.89 pesos por acción —muy, muy lejos de los 500 pesos de mediados de 2011— y al cierre de ayer sus títulos se vendían en 0.83 pesos.

Las acusaciones de la SEC en contra de Homex tienen que ver con que el registro de venta de casas no corresponde a los ingresos reportados en sus informes financieros.

Según las autoridades estadounidenses, la empresa mexicana reportó “ventas falsas” de más de 100 mil casas para inflar su facturación durante tres años.

Incluso, la SEC usó imágenes de satélite para probar que Homex no construyó las viviendas en las zonas que reportó, y puso como ejemplo un desarrollo en Guanajuato.

Aunque Eustaquio de Nicolás, fundador de Homex y compañero de residencia de Enrique Peña Nieto durante su etapa de estudiante en la Ciudad de México, regresó a pilotear la empresa tras este escándalo, su liderazgo podría no alcanzar para hacerle frente a la SEC.

La pregunta es si las autoridades de Estados Unidos pueden darle un golpe
tan fuerte a Homex, que termine, ahora sí, por derrumbarla.

 

Twitter: @MarioMal.

Correo: [email protected]

***En la ilustración: Eustaquio de Nicolás

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios