Citibanamex, una apuesta arriesgada

Mario Maldonado

Banamex ha transitado por aguas turbulentas durante los últimos años, no sólo porque ha perdido mercado frente a sus competidores, sino porque se ha visto envuelto en una serie de escándalos de corrupción y malas prácticas que hicieron que sus dueños, los de Citigroup, dieran un manotazo en la mesa y anunciaran cambios en el equipo directivo de más alto nivel.

Y ahora Citigroup, propietario de Banamex desde el 2001, decidió fusionar su nombre con el de la marca mexicana para intentar refrescar su imagen y, según dijo el director general del Grupo Financiero Banamex, Ernesto Torres Cantú, mejorar la experiencia bancaria y la oferta servicios; es decir: atraer más clientes y recuperar mercado.

La lectura de dos empresarios que estuvieron relacionados con el grupo, a quienes consulté al respecto, es que se trata de otro manotazo de Michael Corbat, presidente ejecutivo de Citigroup, para dejar claro que el control total del grupo estará concentrado en Nueva York. Desde la regulación en el cumplimiento de las normas internas hasta el control riesgos, pasando por el gobierno corporativo y la estrategia de crecimiento.

Sin embargo, el cambio de imagen corporativa, de Banamex a Citibanamex, deja más dudas que respuestas sobre el futuro de uno de los bancos con mayor arraigo en México. “¿Fue una buena jugada?”, pregunto a uno de los empresarios, quien responde que más bien suena a una apuesta de alto riesgo: “Poner el nombre de una firma extranjera por delante de una que tiene tantos años y que es tan representativa podría no gustar a los clientes y resultar contraproducente”, me dijo. “Es como si AB InBev hubiera querido ponerle sus iniciales a Modelo o Corona cuando las compró”, agregó.

Junto con el cambio de nombre el Grupo Financiero Banamex anunció una inversión por 25 mil millones de pesos para los próximos cuatro años, la cual incluye la renovación de su imagen, mejorar la plataforma tecnológica y los servicios digitales, así como abrir nuevas sucursales y cajeros automáticos.

“Nuevas sucursales y cajeros”, soltó el otro empresario. “Deberían estar pensado en convertirse en los líderes de los servicios de banca digital”. En México, Banamex tiene más sucursales que en cualquier otro país: unas mil 500 frente a las 700 de Estados Unidos.

Actualmente, Banamex es la segunda operación más importante de Citigroup, sólo después de Estados Unidos, y representa casi 15% de los ingresos globales de Citigroup. Según datos de Reuters, también genera cerca de 15% de retorno sobre capital, significativamente mejor que la meta de su CEO, Michael Corbat, de al menos 10% para todo el banco.

No obstante, la gran pregunta es si con este anuncio se cancelan las posibilidades de que Citigroup venda Banamex. La lectura de los analistas e inversionistas en que sí. Sobre todo porque Michael Corbat así lo sugirió al decir que “las inversiones en Citibanamex reafirman su compromiso con México”.

Lo cierto es que el CEO del grupo, Ernesto Torres Cantú, primero deberá librar la ‘prueba de estrés’ que supone esta nueva estrategia de crecimiento. Si los resultados no llegan en los primeros dos años, lo más seguro es que en Nueva York comiencen a revisarse, de nueva cuenta, las ofertas que pusieron sobre la mesa Itaú y otros bancos para quedarse con Banamex.

En todo este entramado, el nuevo presidente del Consejo de Administración del Grupo Financiero Banamex, Valentín Díez Morodo –quien sustituirá a Manuel Medina Mora a partir del 15 de noviembre próximo–, juega un rol principal.

No hay en México otro empresario que haya negociado, junto con sus socios mayoritarios (Roberto Hernández y Alfredo Harp, en el caso de Banamex), la dos más grandes ventas de empresas mexicanas en la historia del país: la de Banamex a Citi, en el 2001, por 12 mil 500 millones de dólares, y la de Grupo Modelo a AB InBev, en el 2013, por 20 mil 100 millones de dólares.

Valentín Díez Morodo, por cierto, también forma parte del consejo de AB InBev que acordó lo que será la tercera adquisición más grande de todos los tiempos: la de SAB Miller, operación que podría significar más de 110 mil millones de dólares.

Así que no dude que Citigroup haya elegido a este empresario mexicano, dueño del Toluca, presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior y consejero de los ultrarricos del país, como el nuevo presidente del Grupo Financiero Banamex (donde lleva ya más de 25 años) para explorar las mejores opciones de venta.

CUERVO: QUE SIEMPRE NO. La agencia Reuters publicó ayer que José Cuervo, la mayor productora de tequila del mundo, habría pospuesto su Oferta Pública Inicial de acciones debido a la volatilidad que ha generado el proceso electoral estadounidense. El 15 de septiembre pasado le conté aquí que el entorno financiero y las elecciones en Estados Unidos habían complicando la colocación, estimada en cerca de mil millones de dólares, la cual podría irse incluso hasta el 2017.

@MarioMal

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios