El ex directivo de ICA que ahora gana concursos millonarios

Mario Maldonado

Héctor Ovalle trabajó 25 años en ICA, la otrora constructora más grande de México. A finales de los 90, fue invitado por unos inversionistas a reestructurar otra empresa: Compañía Contratista Nacional (Coconal), una pequeña firma de la cual se volvió accionista, presidente y CEO. El viernes pasado, Coconal le arrebató a ICA uno de los contratos más importantes para su supervivencia: la construcción de la pista 2 del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Lo que son los negocios: cuando Héctor Ovalle trabajaba en ICA, la constructora valía unos mil 800 millones de pesos, más o menos su valor actual en la Bolsa de Mexicana de Valores (BMV). Es como si se hubiera detenido el tiempo para la empresa de la familia Quintana. Ayer, sus acciones se desplomaron 20% tras conocerse que no obtuvo ninguna de las pistas (2 y 3) que concursó el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

Por el contrario, Coconal, en consorcio con Vise, otra constructora mexicana, se adjudicó un contrato de 7 mil 926 millones pesos para construir la pista 2 del NAICM.

“Ellos (ICA) decidieron cambiar su modelo: relegaron a los trabajadores, que eran sus accionistas, y eso afectó sus decisiones de negocio”, me dijo ayer Ovalle respecto del concurso y de la situación de ICA.

Con el contrato de la pista 2, Coconal se coloca como la empresa que lleva mano en las licitaciones del NAICM, pues en diciembre del año pasado también ganó una licitación para nivelar y limpiar el terreno donde se edificará el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por mil 763 millones de pesos.

Ovalle considera que el haber obtenido ese primer contrato fue importante para conseguir el de la pista 2 del NAICM, pues además de que presentaron la mejor oferta económica y técnica, el Grupo que coordina los procesos de licitación se dio cuenta de su viabilidad y capacidad para desarrollar este tipo de obras.

Según el directivo, la obra para nivelar el terreno donde se construirá el nuevo aeropuerto, que será el más grande América Latina, van adelantado: “En lugar de terminar el proyecto la primera semana de abril, concluiremos en los primeros quince días de enero del 2017”, asegura.

Actualmente, Coconal tiene en desarrollo 24 proyectos, entre los que se encuentran la tercera etapa de la autopista Toluca-Zitácuaro y el Ramal a Valle de Bravo, un contrato por alrededor de mil millones de pesos. Asimismo, recientemente concluyó la modernización de los primeros 15 kilómetros de la autopista México-Puebla, la cual inaugurará el presidente Enrique Peña Nieto en unos días. De igual forma, construye el Viaducto Alterno en Puerto Progreso, Yucatán, un proyecto de más de 500 millones de pesos; y otro de concreto hidráulico en la México-Querétaro por 400 millones de pesos.

El año pasado, la empresa que dirige Héctor Ovalle facturó 6 mil 500 millones de pesos y con los nuevos contratos del NAICM espera aumentar sus ingresos a 7 mil 500 millones. “Cuando yo llegué a Coconal, en el 2000, la empresa facturaba 200 millones de pesos, y desde hace 15 años venimos creciendo un promedio de 10%”, se jacta el empresario.

Coconal aparece en los rankings de empresas como la constructora número 12 o 13 del país, por número de proyectos e ingresos; sin embargo, hay algunas del Grupo Carso, de Carlos Slim, que se repiten. En lo que se refiere exclusivamente a obra pública, se posicionan en el top 5.

—Le pregunto a Ovalle si les interesan más licitaciones del NAICM: “El nuevo aeropuerto tiene dos conceptos: uno que es el “lado tierra” (como los edificios terminales, la torre control y otros en los que no participamos), pero el que se considera como el “lado aire” sí nos interesa… puede ser que liciten la pista 6 y ahí sí participaríamos; también queremos entrarle a la parte vial para llegar al aeropuerto, un paquete que podría ser de unos 30 mil millones de pesos, al igual que otros hidráulicos”.

Coconal va a financiar los proyectos que ya ganó en el NAICM con capital propio y mediante créditos con bancos, en un esquema de 50-50. Las instituciones financieras que le otorgaron líneas de crédito son Banorte, Banamex, Bancomer y Banobras.

Posdata. Sobre si piensa llevar pronto a Coconal a cotizar a la BMV, Ovalle asegura que están listos, pues es una compañía sumamente institucionalizada, sin embargo, no lo ven en el corto plazo. “Lo hemos pensado, sólo que el Consejo de Administración no se ha decidido. Hemos tenido platicas con casas de bolsa y con la BMV, pero por el momento estamos bien así”.

Twitter: @MarioMal

Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios