Y aquí en México, ¿qué hacemos contra Trump?

Luis Cárdenas

El sábado, en plena crisis por los detenidos en los aeropuertos de Estados Unidos, entre el caos, la prohibición del asilo a refugiados, las protestas, el asombro y la indignación mundial, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo lanzaba un comunicado:

“Jamás pensé que llegaría a ver el día en que refugiados que han huido de sus países destrozados por la guerra, buscando una mejor calidad de vida, fueran enviados de regreso justo en nuestra entrada. América es un país de puentes, no de muros, y la gran mayoría de nosotros aún creemos en la frase: (...) Dame a tus cansadas, pobres y hacinadas masas (...)”

El gobernador Cuomo se refería al New Colossus, el poema de la Estatua de la Libertad que da la bienvenida al mundo a una nación construida en su totalidad con las manos migrantes de todo el planeta.

Andrew Cuomo ha llenado su cuenta de Twitter con mensajes de apoyo a migrantes e información útil para su asistencia, como un número telefónico de la oficina en el gobierno de Nueva York que brinda asesoría legal a los retenidos en los aeropuertos del estado.

El de Nueva York no es el único gobernador activo contra la política de migración de Trump. Jerry Brown, de California, se ha negado con fuertes posicionamientos a desaparecer las ciudades santuario y ayer Bob Ferguson, fiscal del estado de Washington, demandó en tribunales a la Casa Blanca por la orden ejecutiva que prohíbe la entrada de ciudadanos de 7 países. Ferguson es uno, de 16 fiscales en total, que han tachado la mentada orden como antiamericana e ilegal.

Aunque desde la perspectiva de algunos analistas, como Lawrence O’Donnell de MSNBC, el gobierno mexicano ha ganado la primera batalla contra la necedad de Trump al cancelar la visita que se habría llevado a cabo hoy; aún parece que falta en la administración de Peña Nieto la cercanía con la gente afectada de la que gozan Cuomo, Brown o los fiscales que han peleado por defender a algunos centenares de migrantes musulmanes que sufren de la xenofobia del nuevo presidente de EU.

¿Dónde están, por ejemplo, las acciones, las muestras de apoyo y los abogados del consulado mexicano trabajando en Miami que abandonó el estatus de ciudad santuario desde hace unos días?, ¿valdría la pena que México adoptara el papel de Canadá y ofrezca asilo político a los migrantes detenidos en Estados Unidos?, ¿que aceptemos algunas decenas de refugiados sirios?, ¿que nos pronunciemos contra las políticas norteamericanas que violentan los derechos humanos, así como lo ha señalado la ONU?

Carlos Slim recomendó leer a Trump, quien dictó a su editor en el libro El Arte de Negociar: “Con mis interlocutores o adversarios problematizo lo más posible, si se debilitan los aplasto. Si son fuertes negocio con ellos”

DE COLOFÓN. No gustó a nadie en el CEN del PRI un rumor que se soltó ayer en torno a un posible relevo de la cabeza a unos meses de las elecciones.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios