Lo más seguro es que gane Hillary, pero…

Luis Cárdenas

Casi la mitad de los norteamericanos apoyan a la encarnación del antisistema

Horas antes del referéndum que sacó a Gran Bretaña de la Unión Europea, una prestigiada agencia internacional de noticias cabeceaba así la nota: “El país tiene un 85% de probabilidades de quedarse en la Unión Europea”. Y luego continuaba: “En la casa de apuestas Paddy Power de Bethnal Green Road, en el este de Londres, apostar por la permanencia de Reino Unido es una apuesta segura, se paga a 1 a 4 (es decir, por cada 4 libras apostadas, se recuperan las 4 y se ganan una). En cambio la salida de la UE se paga a 3 a 1 (por cada libra apostada, se ganan 4)”.

Al final, los apostadores y las bolsas de valores, Europa y el discurso políticamente correcto, David Cameron y los británicos, las encuestas y los sondeos y los medios y los periodistas, todos, absolutamente todos perdieron (perdimos) y ganó el Brexit.

Al momento de escribir estas líneas, el website fivethirtyeight.com marca una tendencia ganadora en Florida para Hillary Clinton con 51.7% contra el 48.3% de Trump, las apuestas por el mismo estado muestran un balance a favor de la demócrata y aún así, nadie, casi nadie, se atreve a afirmar sin temor a equivocarse que hoy será la gran derrota de Trump, quizá porque no lo será aunque pierda, y aún así, existe la posibilidad de que gane.

El mismo sitio marca un voto popular de 48.7% para Clinton contra un 45.3% para Trump, es decir que en las en cuestas casi la mitad de los norteamericanos apoyan a la encarnación populista, demagógica, sofista, misógina y escandalosa del antisistema, la mitad de la gente no tiene miedo de decirle al encuestador que “America it’s gonna be great again”, falta contabilizar el voto oculto y los indecisos de último momento.

No creo que por la noche nos demos cuenta que Trump es el nuevo líder mundial, pero no me atrevo a decir, como sí lo afirmaba hace apenas unas dos semanas atrás, que esta sería una elección de trámite, ¿o cuál es la necesidad de que el FBI se retracte de la investigación por el escándalo de los correos a unas horas de la elección?, ¿de que Barack Obama siga en una campaña que ya se antoja desesperada?, ¿que el Ejército de Estados Unidos transmita por Facebook Live una operación en Siria?... Seguros del triunfo no parecen estar.

De Colofón.— Ella organizaba a una cantidad importante de mexicanos en Estados Unidos para votar, para incidir, para ser vistos y escuchados, para exigir sus derechos. Era un buen cuadro de la Cancillería. La van a extrañar y la van a necesitar.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios