¿Cuánto se robó Duarte? y otras preguntas

Luis Cárdenas

Decenas de propiedades en Florida, inmuebles de lujo en el St. Regis de Nueva York, un campo de golf en Campeche, un rancho ganador de premios arquitectónicos en Valle de Bravo, casas y departamentos en la Ciudad de México, más propiedades en Texas, más propiedades en Europa... ¿Pues cuánto se robó Javier Duarte?

Desde hace mucho lo advertía Miguel Ángel Yunes y al final se quedó muy corto, pero también lo advertían desde la sociedad civil y desde algunos recovecos de la oposición y desde el sentido común, ¿nadie pensó en hacer algo cuando la Auditoría Superior de la Federación detectó un desvío de más de 35 mil millones de pesos?, ¿ni con sus respectivas denuncias penales?, ¿ni cuando se publicó el extraordinario reportaje de las empresas fantasma?, ¿ni cuándo se supo del testamento de Mansur dejándole todo?, ¿de verdad nadie supo nada nunca jamás?

Desde el PRD calculan que Duarte se pudo embolsar más de tres mil millones de pesos, se me hace poco, porque apenas hoy sabemos un tantito del tamaño del botín luego de que uno de sus abogados le cantó todo a la PGR a cambio de misericordia, ¿y no habría otros negocios en la Secretaría de Educación del estado que hoy le debe a algunos profesores?, ¿y a dónde se fueron las centenas de millones de pesos de Comunicación Social?, ¿no habrá hecho negocios también con obras públicas, carreteras o servicios de telecom?

Anunció que se iba y ¿nadie pensó en seguirlo?, ¿no se le prendió el foco a alguna de las tantísimas dependencias de procuración de justicia para intuir, al menos intuir, que cabía la posibilidad, remota posibilidad si se quiere, de que el hombre terminaría por fugarse?, y cuándo se fue ¿porqué tardaron tanto en avisarle a la Interpol?, ¿no se “filtró” a su equipo con días, horas de antelación, la orden de aprehensión en su contra?, ¿no le dieron chance de escapar?, así como las escondidas, contaron hasta diez con los ojos cerrados y luego: ¿dónde está el gobernador con licencia?, ¡un, dos, tres, por mí y por todas las propiedades!

Falta poquito para que termine el año y 2017 se convierta en la antesala de una elección presidencial que se antoja reñida, pero sumamente complicada para el oficialismo, si no es que ya casi totalmente perdida; todo en política tiene tiempos y coincidencias no siempre fructuosas, ojalá que no resulte el sino de atrapar a Duarte poquito antes de las próximas elecciones porque nadie, casi nadie, va a comprar un refrito anunciando.

DE COLOFÓN.— En Iztacalco con máscaras de payaso o sin ellas mataron a dos personas y la tragedia casi se lleva un niño. Delegación violenta repleta de incidentes aislados porque “no hay crimen organizado en la CDMX”...

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios