Así empezaban los casos de Duarte y de Padrés y de otros

Luis Cárdenas

O Intercontinental ganaba por licitación o ganaba por invitación. Así el principio de equidad en Guanajuato

Casi recién iniciada la administración del panista guanajuatense Miguel Márquez Márquez, su gobierno asignó de manera directa un contrato de poco más de 2 mil 100 millones de pesos a la empresa Intercontinental S.A. de C.V., para vender y distribuir medicamentos al Seguro Popular en la entidad.

Aquel mayo de 2013, Juan Ignacio Martín Solís, secretario de Finanzas en el estado, anunciaba con bombo y platillo el ahorro de más 253 millones de pesos debido al cambio de proveedores, sin embargo, poco tiempo después se desató un escándalo con los nuevos jugadores: Intercontinental cobraba a los guanajuatenses 125 pesos adicionales por caja de medicamento por concepto de “transportación y entrega”, por si esto fuera poco, medicinas para controlar la hipertensión como el Irbesartán sufrieron un aumento de 348% (pasaron de 181 pesos a 631 pesos). El “ahorro” se esfumaba entre las letras chiquitas del contrato.

En el colmo de la situación, se hizo público además que la empresa Intercontinental del empresario Pablo Espinosa (Nadro, vinculado recién en el escándalo de Panamá Papers), no contaba al momento del jugoso contrato con la licencia sanitaria correspondiente de Cofepris, el ridículo llegó a tal grado que un año después, en 2014, el secretario de Finanzas tuvo que comparecer frente al pleno del Congreso local para aceptar que se había contratado a la empresa por “recomendación” de la Secretaría de Salud, a lo que su titular, Ignacio Ortiz Aldana, señaló que la decisión y responsabilidad había sido de ¡la Secretaría de Finanzas!... Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a muchilanga…

En la misma comparecencia, el secretario de Finanzas aceptaba que se había otorgado una invitación directa a Intercontinental debido a que no había cumplido en la licitación con los requisitos establecidos: “Tuvieron deficiencias en la presentación de la propuesta. No es claro el esquema de participación (como socios) y faltaron documentos que acreditaran su representación y personalidad” (La Jornada, 27 marzo 2014, http://www.jornada.unam.mx/2014/03/28/estados/037n2est)

Entiéndase entonces que o ganaba por licitación o ganaba por invitación. Así el principio de equidad.

Quedó así registrado un escándalo para el estado en los años en los que todavía el PRI defendía a Javier Duarte y el PAN a Guillermo Padrés... Aunque llama en exceso la atención que para este año, con todo y la moda anticorrupción y esas cosas, amparados en algún vericueto legal, o simplemente en la mala memoria de las autoridades, Intercontinental vuelva a ser jugadora por una licitación para surtir medicamentos por mil 200 millones de pesos que, misteriosamente, prorrogó sus bases la semana pasada.

De Colofón.— Al menos hay tres nombres entre los candidatos a la Belisario Domínguez que servirán como distractor para no quedar mal ni con los partidarios de Gonzalo Rivas ni con los antisistema. Moneditas de oro.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios