¿Quién quiere ser campesino?

Luis Cárdenas

¿Cuántos niños conoce que sueñen con producir y trabajar la tierra? Ayer el Zócalo se llenó de labriegos que exigieron al gobierno mejores oportunidades, más presupuesto, más subsidios… pero sobre todo, exigieron un acuse de recibo de su existencia. México les ha fallado

Lucharon contra los españoles en el XIX, derramaron vidas en la esperanza de un futuro mejor para sus hijos, para sus nietos, para los que vinieran…. Pero, nunca llegó el futuro mejor, primero su descendencia se fue muriendo, igual a machetazos contra los conservadores, que de carabinazos con los zapatistas, primero su descendencia se fue desdibujando en la ignominia con la que condenaron al labriego: ser campesino en México, salvo en contados casos, es sinónimo de exclusión, de jodidez, primero sus hijos, y los hijos de sus hijos, callaron porque no les alcanzó la entraña para el hambre y la lucha al mismo tiempo, se conformaron con poco, protestaron quedos y nadie los oyó ni los quiso oír, estaban acostumbrados al abandono, a la explotación, a las sobras.

Ellos nos alimentaron antes del mundo globalizado y el TLC, cuando la comida orgánica no era una moda hipster sino lo más natural de México. Aún así, los abandonamos.

Poco pudieron hacer contra los granos de Monsanto, quedaron en la ruina muchos campos de maíz, arroz y trigo porque salió más barato importarlos, como importamos la carne, como importamos al final el 45% de los alimentos que consumimos.

¿Quién quiere ser campesino?, ¿cuántos niños conoce usted que sueñen con producir y trabajar la tierra?, ¿dónde quedó la vocación agraria?, se explica muy claro con el último censo de población rural vs. población urbana del Inegi, mientras que en 1950 el 57% de la población de méxico vivía en una especie de idilio bucólico (un México inocente), hoy lo hace sólo 22% de la población.

Un 22% que, cuando le va bien, se lleva poco más de dos salarios mínimos a la mesa, que gana en promedio 120 pesos al día pero que, en ocasiones, no alcanza ni a los mil pesos en un mes, pregunto de nuevo, ¿quién quiere ser campesino?

Ayer, el Zócalo se llenó de labriegos (y algún oportunista en el templete que cobró la foto como arrendamiento) que exigieron al gobierno mejores oportunidades, más presupuesto, más subsidios… pero sobre todo, exigieron un acuse de recibo de su existencia.

José Calzada Rovirosa, el titular de Sagarpa, primer secretario en la historia en estar presente en un evento de estas características, dijo: “Estoy plenamente convencido de que son los campesinos los que no le han fallado al país”.

Pero México sí les ha, sí les hemos, fallado a ellos.

DE COLOFÓN. Todavía en mayo, Lázaro Medina Barragán, líder de la Sección 32 del SNTE en Veracruz, amenazaba incendiar el estado con sus 90 mil maestros si el gobierno no pagaba un millonario adeudo. Ayer, su sección denunció a Miguel Ángel Yunes por enriquecimiento ilícito.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios